Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

NUEVOS FRENTES DEL CULEBRÓN

Los portavoces del palacio de Buckingham siguen teniendo bastante trabajo. Si no son los miembros de la familia real, son sus allegados los que intervienen casi a diario en el culebrón seguido por la prensa británica. Ayer, palacio calificó de "encuentro casual" e "información errónea" la publicada en exclusiva por el periódico News of the World, según la cual Diana de Gales y el capitán del equipo inglés dé rugby, Will Carling se reunieron de nuevo, durante media hora, en un centro de fisioterapia de Londres. El propio Carling, de 29 años, calificó de "locura" el reportaje desarrollado en cinco páginas por el periódico. Julia, la esposa del jugador, conocía perfectamente sus planes de trasladarse a la clínica el pasado viernes tras haber sido citado por su fisioterapeuta, ya que tiene un problema en su cadera, según Carling. Lo que no dijo es si su esposa sabía que la princesa de Gales, que visita frecuentemente el centro, estaría en él a la misma hora. Asimismo, unas camisetas con la, imagen del príncipe Guillermo, de 13 años e hijo mayor del príncipe Carlos y Lady Di, fueron retiradas de la venta después de que el palacio de Buckingham recordara que no pueden emplearse imágenes de menores de 18 años de la familia real con fines comerciales. Las camisetas, que se vendían en color blanco, beis y gris al precio de 15 libras (unas 3.000 pesetas), muestran al príncipe Guillermo vestido de frac junto a otros dos alumnos del exclusivo colegio privado de Eton, al que acude desde hace dos semanas. El dueño de la empresa, Jonathan Rolls, que reconoció no haber consultado al palacio de Buckingham antes de imprimir la imagen del príncipe, destacó que no había sido su intención molestar a nadie, "y menos que a nadie al colegio de Eton o a la familia real". Por su parte, el príncipe Carlos sigue dando que hablar con su amiga Camilla Perker Bowles. Ahora la asesora en la conversión de un establo en una estancia de lujo, dentro del recinto de su recién comprada mansión en las cercanías de las propiedades que utiliza el príncipe de Gales, en Wiltshire. Finalmente, la nuera de la reina Isabel II, la duquesa de York, se gastó 3.000 libras (unas 600.000 pesetas) en 20 pares de zapatos y botas en una exclusiva tienda de la Quinta Avenida, en Nueva York, durante una reciente visita a la ciudad de los rascacielos. La compra, efectuada por la gran gastadora Fergie durante su decimooctavo viaje al extranjero en lo que va de año", duró al parecer media hora y fue revelada ayer por el periódico The People. - EFE / REUTER

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de septiembre de 1995