La Policía Municipal, investigada por la- explosión de Carabanchel

Los vecinos de la casa que sufrió una explosión de gas en Carabanchel han denunciado a la Pocía Municipal. Los agentes, alertados por los inquilinos, no percibieron el escape de gas, por o cual se retiraron del edificio. A los 20 minutos produjo el estallido. El Ayuntamiento ha abierto un expendiente para esclarecer la actuación de la policía y las causas del accidente, ocurrido en la tercera planta del edificio de la calle de Tavira, 8. Cinco familias han tenido que abandonar la casa.

Los vecinos de T avira, 8, un edificio de tres plantas, avisaron al 092 el pasado sábado por la tarde. Acudieron unos agentes que, tras revisar lacasa, dijeron que no había olor a gas. Veinte minutos después, un estallido en la tercera planta les rompió la tarde. El Ayuntamiento de Madrid ha abierto una investigación sobre las causas que provocaron el siniestro y sobre la actuación de los agentes locales.José Manuel Morales, director de Servicios de la Policía Municipal,'se mostró ayer algo sorprendido" ante la de nuncia de los inquilinos: "Nos molesta que ahora sé pretenda responsabilizar a la Policía Municipal por lo ocurrido. A nuestro juicio, y después de haber tomado declaración a los agentes, ellos actuaron absolutamente de buena fe".

Según él, los policías permanecieron 40 minutos en' el edificio y vigilaron las viviendas. Sin embargo, no entraron en el piso donde se produjo la explosión porque no había nadie. A esta hora, una vecina ya había abierto las ventana de la escalera y el portal del edificio para ventilarlo.

El Ayuntamiento también se puso en contacto ayer con los responsables de Repsol para comprobar si se había producidb la llamada que los vecinos afirman haber hecho para avisar del escape de gas. Según ellos, la empresá se limitó a decirles que llamasen a la Policía.

La tercera planta del número 8 de la calle de Tavira, destruido por el reventón de una bombona de gas, ha sido declarado ruina inminente por los técnicos de Protección de la ,Edificación de la Gerencia Municipal de Urbanismo.Todos a la calle

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los inquilinos de la segunda y primera planta (planta baja) tampoco han podido volver a sus domicilios hasta ahora. "Durante el día están aquí en la calle, pero por la noche se van a dormir a otro sitio", comenta una vecina del número 10 de la misma calle. En su casa se han producido daños en las ventanas y las persianas. "A nosotros nos ha afectado más el calor del incendio después de la explosión porque entre el número 10 y el 8 está el pasaje de Castelo Branco", añade.En las próximas dos semanas, los técnicos de la Gerencia de Urbanismo procederán al saneamiento de las estructuras dañadas. La cubierta y los muros de carga serán demolidos para evitar posibles derrumbamientos y se colocarán andamios.

La posterior reconstrucción de la tercera planta "posiblemente" va a ser financiado a través de los seguros de los inquilinos, como dijo a la agencia Europa Press el director del departamento de Edificación Deficiente, Fernando Macías. Para los inquilinos que se han quedado sin techo, los servicios sociales de la Junta de Carabanchel, según afirmó el concejal, Alberto López Viejo, buscarán un alojamiento transitorio. López Viejo afirma que la explosión pudo deberse la una acumulación de bombonas".

Ninguno de los afectados ha solicitado ayudas al Ayuntamiento, de Madrid, según el director del departamento de Edificación Deficiente. La Policía Municipal ha establecido una vigilancia permanente en la casa afectada por la terrible explosión para evitar nuevos robos y saqueos en su interior.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS