El juez embarga a los acusados en el caso del cine Bilbao para reunir la fianza

El juez instructor de la tragedia del cine Bilbao, Santiago Pedraz, ha decidido embargar los bienes -vehículos y otras propiedades- de algunos de los seis inculpados por el desplome de la marquesina de esta sala. La tragedia ocurrió el 27 de enero de 1993 y en ella perecieron seis personas y otras 12 sufrieron heridas de las que aún no se han repuesto.El pasado 9 de marzo, el instructor dio un plazo de 24 horas a los inculpados y sus compañías aseguradoras para que depositasen en una fianza de 600 millones de pesetas destinada a resarcir a los familiares de las seis víctimas mortales y a los supervivientes. Cinco meses después, el magistrado sólo ha podido reunir unos 250 millones de pesetas (del total de 600). La mayor parte de esta cantidad ha sido depositada por las compañías de seguros implicadas, de acuerdo con los límites que establecen sus respectivas pólizas. Sin embargo, los inculpados no han consignado aún ni un duro, por lo que el juez ha estado investigando los bienes que tienen a su nombre para embargárselos. Y ya lo ha hecho. El juicio por el desastre del Cine Bilbao, que conmocionó Madrid la tarde del 27 de enero de 1993, ya tiene fecha y lugar. Comenzará el próximo 6 de noviembre, durará unas cinco semanas y se celebrará en el salón de actos de los juzgados de la plaza de Castilla.

El juez cita a 80 testigos y 35 peritos para aclarar la tragedia del cine Bilbao. VIENE DE LA PÁGINA 1La duración del juicio, así como el número de testigos -80- y de peritos -35- que intervendrán a propuesta de los abogados, convierte a éste en uno de los más largos y nutridos que se celebran en los juzgados madrileños.

El fiscal, en un extenso informe en el que pone de relieve los muchos despropósitos e irregularidades que propiciaron la tragedia, solicita tres años de cárcel para cada una de las seis personas implicadas: Florentino Reyzábal, copropietario con su hermano Julián de la sala de cine; Ricardo Rodríguez Sánchez, director comercial de Andamios In -la empresa propietaria del andamio que provocó el desplome de la marquesina-, el empleado de esta empresa José Pereda García y el arquitecto Pedro Valero de la Parra. También están inculpados en esta causa Juan Fernández Romo y Juan José Sánchez Martín, vinculados a la empresa JF Montajes y Construcciones, SL. Les acusa de haber cometido un delito de imprudencia temeraria. Los abogados de las víctimas piden penas para los imputados de hasta seis años de cárcel.

Estrechez judicial

El juez que dirigirá la vista oral, Ramón Rodríguez Jackson, titular del Juzgado de lo Penal 8 de Madrid, ha elegido el salón de actos para celebrar el juicio ante la imposibilidad de hacerlo, por falta de espacio físico, en su sala habitual.

La marquesina del Bilbao se desplomó cuando un grupo de albañiles desmontaba los hierros de un andamio, que previamente habían colocado encima de la cornisa para cambiar el cartel de la película Sister Act. Los operarios apilaron la mayor parte de la carga en una esquina de la cornisa, y ésta cayó sobre las personas que hacían cola frente a la taquilla y sobre otros viandantes que en ese momento pasaban por la acera del Bilbao: 12 heridos y 6 muertos, entre éstos últimos un padre y su hijo de nueve años. La madre de este menor, Monserrat Sanz Arlegui, también sufrió heridas muy graves, pero logró sobrevivir.

Dos de las principales conclusiones del informe que han elaborado los peritos judiciales sobre el siniestro concluyen que la marquesina se desplomó porque su estructura estaba en fase de "deterioro progresivo", y porque los albañiles que retiraban ese día el cartel que exhibía su fachada apilaron 1.400 kilos de materiales en la parte donde el punto de apoyo de la cornisa era más débil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de agosto de 1995.