Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez mil personas exigen en San Sebastián la libertad de Aldaya

Unos diez mil donostiarras salieron ayer a la calle en San Sebastián para exigir, en una manifestación pacífica, la inmediata puesta en libertad del industrial José María Aldaya, secuestrado por la banda terrorista ETA desde hace tres meses. El secuestro de Aldaya es ya el tercero más largo en la historia etarra. La manifestación transcurrió en silencio y con sólo una pancarta, en la que se leía: "Aldaia etxeratu arte" ("Hasta que Aldaia vuelva a casa"), llevada por miembros de la agrupación pacifista Denon Artean (Paz y Reconciliación), convocante de la marcha. El consejero de Interior, Juan María Atutxa, señaló que él asistía a la manifestación para que "ETA libere a Aldaya a cambio de nada".La manifestación partió a las siete de la tarde de la plaza de Guipúzcoa, para terminar a las ocho junto a la escultura de la Paloma de la Paz, en el barrio de Anoeta, donde les esperaban, los trabajadores de Alditrans, la empresa de transportes propiedad de José María Aldaya.

Es la segunda vez que las organizaciones pacifistas movilizan a la sociedad vasca en una concentración masiva desde que fue secuestrado el industrial vasco. Entre los participantes en la manifestación se encontraban, además de dirigentes de partidos políticos, representantes del mundo cultural vasco, como el escultor Eduardo Chillida y el escritor Fernando Savater.

También los partidos del Pacto de Ajuria Enea pidieron ayer a la banda terrorista que libere a José María Aldaya. Portavoces del PSOE, el PP, el PNV, Eusko Alkartasuna, IU-EB y Unidad Alavesa se dirigieron a ETA para. exigir que escuche a la mayoría de los vascos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 1995