Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Objetivo: proteger a Cuervas

La policía vigila al presidente del Sevilla y sus negocios

La policía sevillana ha tenido que montar un dispositivo especial para garantizar la integridad fÍsica del, presidente del Sevilla FC, Luis Cuervas, Así como de sus propiedades. Un portavoz de la Jefatura, Superior aseguré, que el caso Cuervas les está "volviendo locos", pues pese a tener movilizadas a cinco patrullas el presidente todavía considera, insuficiente esta protección.El mandatario sevillista es consciente del riesgo que corre, y sabe a ciencia cierta que si su equipo baja a la Segunda división B, la afición blanca no se lo perdonaría jamás. Y aún así, su futuro al frente del club se presenta incierto.Desde que se conoció la noticia del posible descenso, Cuervas ha evitado por todos los medios posibles que, se conozca su paradero. Salvo una excepción, la del periodista José María García, ha hecho oídos sordos a la insistentes llamadas de los medíos de comunicación.

Sólo se le ha visto en persona en dos ocasiones. La primera, el pasado miércoles en Chiclana, donde el equipo realiza la pretemporada. Según dijo, acudía a la concentración para transmitir "un poco de tranquilidad a la plantilla". La segunda vez fue en un programa de Antena 3 Televisión. Pero allí apenas abrió la boca. Dejó que hiciera la faena su vicepresidente José María del Nido, que es quien entiende de asuntos, legales. Terminado el programa, Cuervas salió de los estudios cabizbajo y con cara de preocupación. En la calle le estaban esperado cinco Agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Montó en su vehículo, un Mercedes, y partió como una flecha en dirección, desconocida.

De la noche a la mañana, Cuervas ha pasado de héroe a villano para los, seguidores sevillistas. Los mismos que brincaban de alegría al conocer que el equipo jugaría en la competición europea, gracias al triunfo del Deportivo en la Copa del Rey, alzan ahora sus gritos para pedir la cabeza del presidente y de su directiva, a la que no dudan en calificar de "pandilla de ineptos". La ruptura entre la afición y Cuervas es un hecho, y nadie apostaría un real por su continuidad al frente del equipo. Incluso su propia hija María José, la menor de los tres hijos del mandatario sevillista, comentó entristecida a este periódico: "Mi padre vi a tener que dimitir, porque, de lo contrario, la gente se lo va a comer".

La familia de Cuervas ya ha sufrido momentos de gran tensión. Un pequeño grupo de seguidores se, trasladó el pasado miércoles hasta el chalé que posee en la localidad gaditana de Rota, lanzando gritos. contra el presidente del Sevilla. Atemorizados los ocupantes de la vivienda, entre los que se encontraba la mujer de Cuervas llamaron a la policia para que les protegiera, según afirmó su hija.Esta también aseguró que algunos seguidores habían lanzado piedras contra las cristaleras de una de las jugueterías que tienen en la capital sevillana, aunque la policía dijo no tener constancia alguna de estas agresiones.

La delegada del Gobierno en Andalucía, Amparo Rubiales, confirmó la existencia del dispositivo para proteger las propiedades de Cuervas, aunque matizó que él no lo había solicitado. Según fuentes policiales, cinco patrullas recorren cada 15 minutos los cinco negocios del presidente sevillista además de controlar los accesos a su domicilio particular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de agosto de 1995