Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÓRMULA 1

Un clamor en Hockenheim

Schumacher, primer alemán que gana el gran premio de su país

Michael Schumacher fue el primero en lograrlo. Por primera vez en la historia de la fórmula 1, desde su creación en 1950, un piloto alemán ganó el Gran Premio de Alemania. Eso ocurrió ayer en el circuito de Hockenheim y Schumacher y su Benetton-Renault fueron los protagonistas, Su duelo con Damon Hill (Williams-Renault), el mejor en los entrenamientos, duró una vuelta. En la segunda, el británico sufrió un accidente y abandonó.Ya antes de que la prueba finalizase, a partir del momento en que se vio claro que nadie podría desbancarle del liderato, las 100.000 personas que llenaban el circuito comenzaron a corear el nombre de Michael, a agitar banderas alemanas y a lanzar petardos. Toda Alemania festejó la victoria de su compatriota.

La decimoquinta victoria de Schumacher en un Gran Premio será, sin duda, la más importante para él. Sin embargo, la carrera perdió la mayor parte de su interés cuando el británico Hill, que lideraba la carrera en aquellos momentos, perdió el control de su monoplaza al final de la recta tras la primera vuelta y dejó el mando al piloto alemán. Hill no quiso comentar nada sobre el incidente, salvo que la pista estaba bastante sucia. Su equipo tampoco se explicaba los motivos del accidente.

La carrera prácticamente se acabó allí. Pero al público no le importó. Los aficionados acogieron con júbilo el abandono del principal rival de Schumacher y dedicaron su tiempo a cantar la victoria de Michael. David Coulthard, el tercer hombre en discordia, nunca fue una amenaza real para el alemán, a pesar de que realizó una parada menos que él en boxes para repostar y cambiar neumáticos.

Una vez más la táctica utilizada por Schumacher fue diferente a la de los demás pilotos. Incluso su compañero de equipo, Herbert, paró una sola vez en boxes. Pero el campeón mundial puede permitirse ciertos lujos sin Hill en sus tobillos. Cuando entró en boxes por segunda vez, su ventaja sobre Coulthard era de casi medio minuto. Y el británico estaba absolutamente resignado a su segunda posición. Schumacher ni siquiera perdió el liderato en su segunda parada. Coulthard entró en meta a casi seis segundos, una eternidad en F 1

Berger acabó tercero, a pesar de que sufrió una penalización de 10 segundos por adelantarse en la salida. Quedó muy relegado en el pelotón, pero comenzó una increíble remontada que, unida a los numerosos abandonos, le permitió alcanzar el tercer peldaño en el podio.

Schumacher se sitúa ahora con 21 puntos de ventaja sobre Damon Hill, que mantiene el segundo puesto en la clasificación mundial de pilotos. El alemán ha ganado cinco carreras de las nueve que se llevan disputadas. La próxima cita será en el Gran Premio de Hungría, el día 13 de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de julio de 1995