Banda con premio

Una formación musical de Alcorcón repite galardón en Valencia

El que una banda de música de fuera de Valencia logre arrebatar el primer premio en un certamen es algo más que una proeza. Pero si encima lo alcanza por segundo año consecutivo la proeza se convierte en hazaña. Esto es lo que ha conseguido la banda de la Escuela Municipal de Música Manuel de Falla, de Alcorcón (144.850 habitantes).El lunes día 10 de julio el jurado del Certamen Internacional de Bandas de Música Ciudad de Valencia les otorgaba el primer premio de la sección primera. Esta incluye bandas que no Superen los 90 miembros totales, ni los 10 instrumentos de cuerda. El fallo se hizo esperar hasta las cuatro y media de la madrugada. La obra libre, Dafnis y Cloe, de Maurice Ravel, y la obligatoria, Dolly Suite, de Gabriel Fauré y Mass Quiles, les permitieron alcanzar 211,5 puntos.

La banda está compuesta por miembros entre los 10 y 29 años. La excepción la marcan tres jubilados. La mayoría son jóvenes estudiantes de la propia escuela. Los hay que compaginan sus estudios musicales con el BUP o la Universidad. Otros, por el contrario, tienen claro su futuro": dedicarse de pleno a la música. Y para ello están ensayando e intentando saltar a la tan difícil fama.

Los comienzos de la banda se remontan hasta hace 14 años. Su palmarés se inicia con el segundo premio del Primer Festival de Bandas de la Comunidad de Madrid, en 1984. Al año siguiente, repitieron en Chinchón otro segundo premio. En 1992 y 1993 ganaron el primer galardón de bandas de música de la Villa de Parla. En 1994 la obra Gayaneh, de Katchaturian, y Ensueños, de Francisco Tamarit, los convierten en el primer premio del Certamen de Valencia. Este año, en esta ciudad, los asistentes al Palau de la Música pensaron que el premio especial, la mención de honor, vendría a Alcorcón.

"Al valenciano le sienta que su vecino se lleve la mención de honor. Además, es muy sospechoso que la primera banda que sonó [Villar del Arzobispo (Valencia)] se llevara el primer premio", comenta el director de la banda local, Martín Rodríguez Peris.

Los competidores eran de la citada Valencia, de Albacete, de Italia, de Bélgica, y de Alcorcón. Según Peris, sus competidores les acosaron mucho. Intentaron saber, si había algún profesional entre ellos o si superaban el número de componentes de cuerda.

"Tongo, tongo, tongo", fueron los chillíidos que se oyeron cuando el jurado leyó el fallo, cuentan los músicos de Alcorcón. De nada sirvieron las numerosas felicitaciones que recibieron músicos y director. Tampoco valieron los aplausos y bravos que se oyeron durante cerca de un cuarto de hora de todo el Palau puesto en pie. El enfado no era para menos. Durante las semanas anteriores al certamen, la banda estuvo ensayando hasta cinco horas diarias. Además, la obra libre era muydifícil, según Peris.

"Pasamos de los premios, peto te joroba que te den cera desde hace tres meses. Lo importante es que la banda suene bien. Y eso es lo que me ha dicho mucha gente", revela el director. Éste, en principio, no quiere volver al año que viene al certamen valenciano, tal es el sinsabor. El responsable de la banda de Alcorcón prefiere prepararse para el Campeonato del Mundo de Bandas de Kerkrade, en Holanda. Son, algo así como las olimpiadas de las bandas de música. Una competición a lo grande.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de julio de 1995.