Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prosinecki firma por tres años con el Barcelona

, Robert Prosinecki, de 26 años, firmó con el Barcelona un contrato por tres temporadas, más otras dos opcionales, por el que percibirá alrededor de 500 millones de pe

setas. Sus primeras palabras tras la reunión de algo menos de dos horas que celebró con el vicepresidente Joan Gaspart pusieron al descubierto la angustia que le ha atenazado las últimas cuatro temporadas: "Quiero demostrar que lo sucedido en el Madrid fue fruto de la mala suerte". Josep, Lluís Núñez, que asistió al final de la reunión, dejó entrever su satisfacción por haber concedido a Cruyff su último capricho.Robert Prosinecki firmó su contrato como jugador del Barcelona y, pese a lo que suele ser habitual, fue presentado ese mismo día. Tenía prisa por irse de vacaciones a Croacia. Sin embargo, le quedan pocos días para compartir con su familia en Zagreb, puesto que el próximo miércoles se presenta la plantilla azulgrana en el Camp Nou y deberá estar ya de vuelta.

Los presagios de Josep Lluís Núñez se cumplieron al pie de la letra. El presidente había previsto que la reunión no duraría más de dos horas. Y cuando iban a cumplirse, el trato ya estaba cerrado. Los artífices fueron Joan Gaspart, Prosinecki, Zoran Vekic, representante del jugador, y su abogado. En realidad, había poco que negociar. El Barcelona intentó la contratación de Prosinecki el año pasado y estableció las bases que se incluyen en el contrato final.

Núñez tuvo, pues, motivos sobrados de satisfacción. Por una parte, cumplió el compromiso que el club había adquirido con el jugador de ficharle si conseguía la baja del Real Madrid; por otra, acabó imponiendo sus condiciones. "Nos queda el mal sabor de no haberle fichado hace un año", dijo el presidente azulgrana. "Ahora hemos pagado la deuda contraída con el jugador, que ha aceptado la oferta que se le hizo en su día. Hace un año fue una ilusión, ahora es una realidad".

La estrategia de Núñez dio finalmente sus frutos. El presidente desveló que recomendó a Prosinecki y a Vekic no hablar del interés del Barça para facilitar la obtención de la carta de libertad. "Ha sido un acierto", aseveró. "El club seguía el tema con mucha habilidad ya que era trascendental que los equipos interesados en fichar al jugador no supieran de nuestro pacto". Las palabras del presidente confirman las acusaciones lanzadas por Jesús Gil, el dueño del Atlético, sobre el comportamiento azulgrana en el caso. Núñez concluyó deseando a Prosinecki como azulgrana la suerte y la felicidad que no tuvo en su etapa como madridista.

El jugador croata vislumbra en el Barcelona la posibilidad de demostrar todo el potencial que atesora y que quedó inédito en el Madrid. "Estoy en un gran club", dijo. "Llego al Camp Nou. con la esperanza de volver a ser el jugador que fui antes de mi llegada a España y triunfar otra vez. Vengo dispuesto a demostrar aquí lo que no pude demostrar en el Madrid. Quiero olvidar aquella época. Fichar por el Barça es un bonito sueño", añadió. El centrocampista croata reconoció que el Oviedo le había permitido iniciar su recuperación humana y deportiva.

Vekic y Prosinecki admitieron haber mantenido contactos con el Atlético de Madrid, pero negaron la existencia de acuerdos definitivos. Vekic también confirmó la oferta del Espanyol, a través de la agencia Planeta Deportiva y pidió disculpas a Fernando Lara por desestimarla.

La incorporación de Prosinecki sitúa al Barcelona con cinco extranjeros, tras las adquisiciones de Figo, Popescu y Kodro y la continuidad de Hagi. Al futbolista croata no le preocupa este factor, a pesar de que algunas posiciones quedan ahora dobladas o incluso triplicadas. A la directiva tampoco parece preocuparle en exceso. José Luis Núñez apostó ayer de nuevo por la continuidad del jugador rumano. "Me gustaría que triunfara en el Barcelona. El año pasado tuvo problemas físicos y de adaptación, pero tras su boda empieza un nueva etapa y mi deseo sería renovarle hasta 1997", agregó Núñez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de julio de 1995

Más información

  • "Quiero demostrar que lo sucedido en el Madrid fue mala suerte", dice el croata