Stoichkov convierte su despedida en un alegato contra Cruyff

Hristo Stoichkov cerró ayer su etapa en el Barcelona -cinco temporadas, cuatro títulos de Liga, una Copa de Europa, 97 goles en 178 partidos- dejando en evidencia su profundo resquemor hacia Johan Cruyff, al que culpa de su salida del club. El jugador búlgaro, de 29 años, explicó que permanecerá en Barcelona hasta el próximo viernes y que el sábado se incorporará a los en trenamientos de su nuevo equipo, el Parma. Expresó su deseo de despedirse de la afición barcelonista, aunque dijo que no prevé que pueda hacerlo durante el próximo trofeo Joan Gamper, el 22 y 23 de agosto, porque la Liga italiana empieza precisamente esa misma semana. Josep Lluís Núñez, presidente del Barcelona, durante la presentación del encuentro mundial de peñas barcelonistas que se celebrará del 25 al 27 de agosto en Perpiñán comentó que Stoichkov, al igual que el resto de los jugadores que han causado baja esta temporada, será invitado al Gamper y se le obsequiará con una placa conmemorativa de su etapa en el club.Buenaparte de su despedida, celebrada en la sala de prensa del Camp Nou, la dedicó Stoichkov a desprestigiar a Cruyff. Empleando unas palabras que recordaban a las que pronunciaron algunos de los jugadores más emblemáticos que han abandonado el club durante las últimas temporadas, Stoichkov explicó su traspaso como un hecho. inevitable: "Sabéis cómo estaba el tema con Johan. Preferí irme al extranjero para no tener que enfrentarme con él ni con el Barcelona y para que los socios no sufran. Era lo mejor para el club y para mí. No podré olvidar los años que he pasado aquí, pero llegó un momento en que no podía aguantar más". El delantero del Parma desmintió informaciones según las cuales había culpado a Núñez de su salida del Barcelona: "El presidente me ofreció tres años de contrato y Cruyff dijo que no. Está clarísimo quién fue el culpable de que yo no siguiera".

El balance que hizo Stoichkov de sus cinco temporadas como jugador del Barcelona se convirtió en un alegato contra el técnico holandés. "Cruyff no aguantó que el público corease los nombres de los jugadores y no se acordase de él. Por eso provocó la salida del club de Zubizarreta y la mía. También se fueron Laudrup, Goikoetxea, Romario... Todas estas bajas fueron un capricho suyo". Y con una frase demoledora indicó: "El fútbol se juega en el 95 y no en el 74", acusando a Cruyff de haberse quedado anclado en sus épocas de jugador.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS