Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder del PP considera absurdo intentar un diálogo con ETA

Al enemigo ni agua, y frente a ETA sólo se avanza desde el cumplimiento de la ley y con un nuevo impulso" en el diálogo de los partidos del Pacto de Ajuria Enea. El presidente del Partido Popular (PP), José María Aznar, respaldó así ayer en Bilbao las palabras del presidente del PP vasco, Jaime Mayor Oreja, sobre lo descabellado que es apoyar cualquier movimiento de diálogo o negociación con ETA. Y aseguró que ante la debilidad de unos, en alusión al PSOE, y la confusión de otros, en referencia a los nacionalistas, el Partido Popular "no va a rectificar ni una sola línea" en su política de firmeza democrática contra los terroristas.Las declaraciones efectuadas la semana pasada por varios dirigentes nacionalistas del Gobierno vasco -entre ellos el propio consejero de Interior, Juan María Atutxa- en favor de una "toma de temperatura y de diálogo" con ETA, fueron barridas por partida doble ayer en los discursos de Oreja y Aznar ante los 206 cargos electos del PP en los comicios municipales.

Aznar tachó de "incomprensible y absurda" esa actitud de contagio con la atmósfera favorable al diálogo con la organización terrorista. A juicio de Aznar, esos globos sonda sólo dan alas a los que "intentan ganar violentamente en la calle lo que los vascos niegan en las urnas constantemente". Jaime Mayor Oreja aseguró que IETA, HB y KAS han entrado en un "ciclo regresivo" y que depende de cual sea el camino que se adopte desde los partidos del Pacto de Ajuria Ena se ayudará a prolongar más o menos el conflicto.

Frente al discurso del movimiento permanente que, de vez en cuando, airean los partidos nacionalistas, el PP no piensa moverse ni un ápice de sus postulados de firmeza democrática y cumplimiento de la ley. Mayor Oreja está persuadido de que es el único camino, aunque presiente que su partido va a tener que recorrer una etapa de ese camino en la incromprensión".

La de ayer fue la primera visita de Aznar a Euskadi tras las elecciones municipales, en las que el PP dobló su presencia institucional en el País Vasco. Alcanzó el 16,4% de la representación en Vizcaya, el 17,4% en Álava y el 13,51% en Guipúzcoa. Aznar declinó todo comentario sobre la posible dimisión del presidente de Baleares, Gabriel Cañellas, por el caso Sóller,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 1995

Más información

  • Los populares "no van a rectificar ni una sola línea" en su política contra los terroristas