Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

EL PEQUEÑO CÉZANNE

Mientras París prepara para el otoño, con motivo del centena rio de la primera gran exposición de Paul Cézanne, la muestra más amplia organizada del pintor, en su villa natal, Aix-en-Provence, en la Provenza francesa suceden otro tipo de acontecimientos. Se ha organizado un circuito de 40 kilómetros en el que se pueden seguir las principaies etapas de la vida del pintor: desde la visita a la casa donde nació, a su magnífico es tudio en la colina más alta de la ciudad, hasta llegar a la montaña Sainte-Victoire, cuyo paisaje se repite en sus cuadros y donde el pintor, gran caminante, realizaba escaladas hasta días antes de su muerte. Pero lo más curioso es que en Aix-en-Provence no haya un museo consagrado a su obra pictórica. Ante tal ausencia, Vidal Naguet, un anticuario y marchante de la ciudad, ha creado el recién inaugurado Petit Museo Cézanne. Es un museo privado, situado en pleno casco antiguo, que acoge numerosos aguafuertes de Cézanne realizados en el estudio de quien le enseñó la técnica del grabado, el doctor Gachet, inmortalizado por Van Gogh; retratos del pintor realizados por Renoir, Pizarro, Vuillard; o correspondencia con su amigo Émile Zola. Lo más curioso es el libro original realizado por su marchante Vollard, ejemplar único, con motivo de aquella primera exposición que organizó cuando nadie se atrevía a exponer la obra de quien revolucionara el arte.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de julio de 1995