Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El club de los más ricos Bill Gates se sitúa en cabeza de la lista de mayores fortunas de la revista 'Forbes'

Para aparecer en la lista de 10 personas que publica cada año la revista Forbes no se requiere ninguna cualidad especial. Uno puede flotar libremente por la realidad virtual, Como Bill Gates, o tener los pies bien asentados en tierra firme, como Paul Sacher, que hizo fortuna al casarse con la heredera del imperio farmacéutico Roche. La única condición es llevar encima algo así como un billón de pesetas, 300.000 millones arriba o abajo. ¡Será por dinero!Ahí están, en las fotografías, las 10 mayores fortunas del mundo, si se exceptúan algunos reyes y jefes de Estado. Los capitales, por más que fluyan libremente por los mercados, siguen mostrando cierta querencia por los bolsillos de estos Midas modernos de magnéticas cuentas corrientes.

La genética tiene poco que ver con el asunto. Aparte del magnate inmobiliario japonés Yoshiaki Tsutsumi (9.000 millones de dólares) y del empresario canadiense de los medios de comunicación Kenneth Thomson (6.500 millones de dólares), cuyas fortunas son familiares, el resto de la lista está formado por hombres hechos a sí mismos. Aunque para hacerse a sí mismos hayan tenido que hacer una buena boda, como en el caso del suizo Paul Sacher (8.600 millones de dólares).

La palma se la ha llevado este año Bill Gates, el cerebro de la compañía de programas para ordenadores Microsoft, que ha revolucionado a base de imaginación el mercado de los soportes lógicos. A pesar de sus recientes derroches en manuscritos de Leonardo da Vinci, Gates ha logrado reunir 12.900 millones de dólares y, con ello, el doble récord de ser el más rico y el más joven. No faltará quien además le encuentre atractivo.

El gran perdedor ha sido el japonés Yoshiaki Tsutsumi, que, tras encabezar el palmarés el año pasado, tiene que conformarse ahora con un modesto, cuarto puesto y una billetera de 9.000 millones de dólares. La fortuna de Tsutsumi se ha resentido por la caída del mercado inmobiliario de Japón.

Puede que la gente compre cada, vez menos pisos, pero aparentemente sigue bebiendo mucha leche, y ha llevado al sueco Hans Rausing, jefe de la multinacional de los envases Tetra Laval, al tercer puesto, con 9.000 millones de dólares. Rausing, sin embargo, no ha podido resistir el empuje de los mercados financieros internacionales, y ha tenido que soportar que el estadounidense Warren Buffett, presidente de la compañía financiera Berkshire Hathaway, se alce con el segundo puesto como consecuencia de los 10.700 millones de dólares que guarda bajo el colchón.

Pero el club va aumentando. El año pasado tan sólo 358 personas o familias en el mundo superaban los 1.000 millones de dólares (unos 120.000 millones de pesetas al cambio actual); este año ya son 388, e incluyen en España a la familia Botín, a las hermanas Koplowitz y a los March.

Estar en la lista no carece de inconvenientes. Quienes aparecen allí se ven expuestos a las cámaras, a la suspicacia de los sabuesos fiscales y a la envidia de quienes no acaban de creerse que el dinero no haga la felicidad. A cambio, uno puede estar razonableniente seguro de que no le van a cortar la luz a fin de mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de julio de 1995