Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La planta de Santa Bárbara en La Coruña fabricará discos de ordenador

La Empresa Nacional Santa Bárbara ha conseguido recolocar a 200 de los 245 trabajadores que tiene en la planta de La Coruña. La entidad pública, controlada por el INI, ha alcanzado un acuerdo con Fábrica de San Carlos Eurostor, para constituir una nueva sociedad que se dedicará a la fabricación de discos duros de ordenador en las instalaciones coruñesas. Esta planta dejará, por tanto de fabricar los fusiles Cetme. En realidad, desde hace tiempo no se producen por que tiene unas existencias de 15.000 unidades que no encuentran salida.La nueva sociedad se denominará Discos Duros de Ordenador (DDO) y su capital social se repartirá entre Eurostor (un 85%) y la propia Santa Bárbara (15%). La inversión total prevista para poner en marcha la nueva actividad se eleva a 2.037 millones de pesetas. La empresa dará trabajo a 225 personas, de los que 25 son de nueva contratación y corresponden a cargos técnicos. Los 200 restantes proceden de la actual fábrica de Santa Bárbara cuyo futuro estaba en el aire. Los otros 45 de la planta podrían pasar a la empresa Cortizo, dedicada al aluminio.

La inversión de 2.037 millones se reparte de la siguiente forma: 728 millones para terreno, edificio e instalaciones; 745 para maquinaria y equipos y 555 a tecnología. Además, destinará 1.200 millones a capital circulante. En esta inversión participa activamente Santa Bárbara como pago a la recolocación de 200 personas.

DDO tiene previsto fabricar 450.000 discos duros de 3,5 pulgadas anuales y alcanzar una facturación de 100 millones de dólares en el tercer año. Su mercado se repartirá tanto en España como en el exterior. Fábrica San Carlos Eurostor ya cuenta con una planta dedicada a esta actividad en San Fernando (Cádiz).

Esta operación supone un paso más en la reestructuración iniciada por el actual equipo directivo de Santa Bárbara, presidido por Mariano Casado, y que afecta a casi 2.000 personas de los algo más de 3.000 que tiene. Además de La Coruña, la empresa pública ha reestructurado la de Toledo. Quedan pendientes las plantas de Valladolid (150 empleados), Murcia (170) y Oviedo (378). Quedarían con actividad las de Trubia (Asturias), Palencia y Granada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de junio de 1995