Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
28 MAYO

Arzalluz acusa a los "partidos estatales" de "frustrar" la campaña electoral al interesarse sólo por La Moncloa

El presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Xabier Arzalluz, acusó ayer a los "partidos estatales" y muy especialmente al Partido Popular (PP) y a Izquierda Unida (IU), de dar una mala lección democrática con su obsesión de utilizar las elecciones europeas y ahora las municipales para echar a Felipe González de La Moncloa.En su mitin de final de campaña y ante un público que llenaba a rebosar el polideportivo bilbaíno de La Casilla, Arzalluz afirmó que le "parece muy bien que

[tanto el Partido Popular como Izquierda Unida] quieran derribar a los socialistas", pero les animó a emplear los cauces democráticos y las convocatorias electorales adecuadas.Los partidos estatales, subrayó Arzalluz, han pretendido que la campaña girase alrededor de "la Moncloa, que es su único objetivo". Con un Aznar que lleva dos años diciéndole a González que se tiene que ir", mientras éste le contesta "que ni hablar". Este interés -que, en opinión del líder del PNV, han tenido los partidos estatales y, en particular, el PP e IU- en transformar las elecciones municipales y autonómicas, en unas "primarias", es un "fraude electoral".

Arzalluz criticó que la campaña se haya convertido en un "nuevo duelo electoral" entre González y Aznar. Se ha obviado hablar de los pueblos, lamentó el presidente del PNV, para sólo referirse "a lo que llevamos escuchando desde 1992: Felipe y Aznar".

El lehendakari José Antonio Ardanza coincidió en afirmar que la campaña ha sido "un espectáculo lamentable y no ha tenido nada que ver con los ayuntamientos ni las diputaciones". "Es en estos momentos", añadió, "cuando más se aprecia tener unas instituciones propias que tienen al menos un nivel de autonomía que les permite ir resolviendo problemas sin tener que depender de González o Aznar".

Estabilidad

Xabier Arzalluz dijo que el PNV es la única fuerza que representa. la estabilidad, frente a quienes luchan violentamente haciendo uso de los ataques radicales o de los que usan la palabra. "Somos la tierra de la paz para quienes luchan desde uno y otro lado, por la fuerza o verbalmente. El PNV es la estabilidad y por eso nos toleran", afirmó. "Pasarán estas elecciones y otras y seguiremos siendo el eje de este pueblo", vaticinó, porque el PNV "no se tirará al monte" y sabe "aguantar las tempestades". El líder del PNV aconsejó a los asistentes a no olvidar su identidad y a exigir respeto hacia Euskadi. "Porque cuanto menos respeto nos tienen, más débil es esa España que aman o creen aniar". Y concluyó: "Pasarán estas lecciones y seguiremos siendo el eje de este pueblo. Seguiremos trabajando por Euskadi hasta que la veamos libre y dueña de sí misma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 1995