Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Con todo merecimiento

Balón. Todo su esfuerzo estaba programado para controlar el balón. Su preocupación era mantenerlo y jugarlo con inteligencia. Cuando pudo lo movió con tranquilidad y con orden. Sus jugadores buscaban siempre a un compañero que les ayudase, sólo se desprendieron del esférico cuando no tenían seguridad en el siguiente pase.Espacio. Para el Arsenal lo importante era el espacio. Colocaban un número alto de jugadores en la zona hacia la que mandaban la pelota. Allí intentaban controlar el despeje o recogían el balón en segunda jugada, esperando el despiste del marcador. Despreciaron el terreno que existía entre la delantera y la defensa.Antes. Durante el primer tiempo ningún conjunto dominó al otro. Sin embargo, desde el inicio del segundo el, Zaragoza tomó el mando y comenzó a jugar dando rienda suelta a la imaginación. Pronto llegaron las oportunidades y el gol.Después. El Zaragoza dejó que la iniciativa pasara a su rival. Empezó a despejar balones que podía controlar. No mantuvo la posesión del esférico y facilitó su recuperación a los británicos. Recibieron el empate. En la prórroga, retomaron el control. Con esa disposición, el Zaragoza corrió un gran riesgo. Su entrenador ordenó lo que se debía hacer, cuando el resultado les era favorable, como lo hizo Pardeza desde el campo.

Más información
Europa bendice al Zaragoza

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS