Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo perder o ganar en productos derivados

¿Cómo es posible que un banco con una tradición que se remonta a 1762 pueda perder esa suma por transacciones de un sólo operador que actúa desde Singapur en el mercado financiero global?. "Es fácil", afirma un experto londinense en banca financiera, citando casos anteriores que se han dado en el mercado de productos derivados. Por ejemplo, el grupo industrial alemán Metallgesellschaft AG perdió 1.500 millones de dólares en 1993 (unos 200.000 millones de pesetas) con operaciones de derivados del petróleo en una filial de EEUU. Codelco, el gigante de la minería de cobre propiedad del Estado chileno, perdió unos 170 millones de dólares en 1994 en operaciones con futuros de metal.El experto londinense, que pidió no ser identificado, afirmó que la explicación residía en parte en la escala y en la complejidad de los instrumentos comerciales modernos y en la velocidad con la que pueden realizarse las operaciones en un mercado electrónico.

Un producto derivado es un contrato que consiste en apostar sobre el valor futuro de un índice bursátil, del precio de una materia prima, de un tipo de cambio o, incluso, de un tipo de interés. En teoría, este mercado permite a un inversor cubrirse contra todo. riesgo de fluctuación errática apostando a la vez al alza y a la baja. Pero en la práctica los bancos operan cada vez más sobre el mercado o al alza o a la baja solamente, sin contrapartida, lo que comporta en ocasiones grandes beneficios pero también fuertes pérdidas.

Este tipo de productos in quietan desde hace varios meses a las autoridades monetarias internacionales que no quieren, sin embargo, regularlos. El propio presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Alan Greenspan, se ha negado a una regulación y ha afirmado que el riesgo de registrar pérdidas es el mejor medio de reforzar la vigilancia. En septiembre pasado, el presidente del banco central de Alemania, Bundesbank, Hans Tietmeyer, estimó que los productos derivados "facilitan la redistribución del riesgo en el seno de la economía en favor de quienes los pueden asumir". "La experiencia ha mostrado que, hasta el momento, no han originado ninguna dificultad sistémica mayor", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de febrero de 1995