Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fichaje de Figo sólo costaría al Real Madrid 180 millones de pesetas

El principal objetivo de Ramón Mendoza para la próxima temporada, el portugués Luis Figo (Sporting de Lisboa), es un sueño barato: el jugador tiene una ficha de 1,2 millones de pesetas mensuales y su contratación no superaría los 180 millones, cantidades muy asequibles en el mercado español. El Madrid ya ha iniciado la travesía del fichaje y ha dialogado con sus representantes. Pero legalmente sería un fichaje muy enrevesado. El jugador, un excelente centrocampista de sólo 22 años, impulsado por su deseo de abandonar el fútbol portugués, se ha metido en un laberinto jurídico de consecuencias imprevisibles.El jugador manifestó ayer que se sentiría feliz de jugar en el Real Madrid. "Es un club histórico. Me gusta que tanto Jorge Valdano como Ángel Cappa hablen de mí y ojalá llegue a un acuerdo con el Real Madrid. Sería maravilloso porque el Real Madrid tiene una plantilla de lujo y un estadio magnífico", dijo a la agencia Efe.

Figo, que acaba contrato con el Sporting esta temporada, firmó el pasado año un contrato con el Juventus y otro con el Parma. En octubre, Figo se desplazó a la Isla de Madeira, donde el Juventus se enfrentaba al Marítimo portugués en la Copa de la UEFA. El joven lisboeta habló personalmente con el ex jugador Roberto Bettega -directivo turinés- y firmó su fichaje. Al mismo tiempo, el Sporting acordó con el Juventus el pago de 600 millones de escudos (alrededor de 480 millones de pesetas), según anunció el equipo lisboeta. Semanas más tarde, Figo rubricó un acuerdo con el Parma a espaldas de su club. De ese modo, al terminar este año contrato, el club parmesano sólo tenía que pagar los derechos de formación y promoción que exige la UEFA. En el caso de Figo, este canon no sobrepasa los 180 millones.

Los dos clubes italianos han evitado toda pelea jurídica, ante el convencimiento de que sólo podría ser resuelta por la FIFA. En ese caso nadie duda de la decisión del organismo supremo del fútbol: la retirada de la licencia durante un tiempo determinado por duplicidad de contrato. El pacto sellado por Juventus y Parma impide a Figo jugar en Italia al menos durante las dos próximas temporadas.

Un medio exquisito

El pacto italiano ha despertado el interés del Real Madrid, especialmente de Ramón Mendoza, encandilado con el jugador desde la primera eliminatoria de la UEFA, cuando el club madridista se enfrentó al Sporting. Tanto en Madrid como en Lisboa, Figo encendió todas las alarmas en la defensa del equipo de Valdano. El portugués agrada sobremanera al cuerpo técnico, interesado en un futbolista capaz de jugar en el centro del campo por cual quiera de las dos bandas. Figo, un joven muy introvertido, tiene una enorme habilidad en el uno contra uno y gran visión de juego. El vicepresidente del Sporting, llido Dinis, declaró el miércoles en Lisboa que el club "está dispuesto a encontrar una solución para que Figo juege en España". Pero Dinis quiere forzar un precio similar al fijado en su día con el Juventus y evitar que su estrella deje el club por sólo 180 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de febrero de 1995

Más información

  • El club español ya negocia con el jugador