El Logroñés se pierde

Fácil victoria del Sevilla en Las Gaunas

Apenas diez minutos de juego al primer toque bastaron para que el Sevilla siga divisando Europa. El resto fueron maldades propias y ajenas. Metros de cinta de vídeo que algún amante del fútbol tendría que encargarse de incinerar.La mecánica del taller del de Hortaleza ajusta las piezas a base de apoyos continuados. El balón va quebrando trayectorias a la par que cinturas enemigas. Y llega a donde debe sin que el contrario lo haya tocado. Así fue el primer gol del Sevilla. Ocho toques blancos y un balón que llegó a la red sin mácula riojana. Y todo ello sin que hubiera transcurrido el primer minuto del partido.

,En plena competencia de empeorar lo que hiciera el contrario, el Sevilla desaprovecho el arma emblemática de Luis, el contraataque, y se fue enredando atrás en un paradójico empeño que amenazaba con conducir al gol en propia puerta. De la impronta inicial made in Hortaleza, ya no quedaba ni rastro.

Y cuando ya la apatía andaluza hacía pensar en el empate, la defensa riojana se empeñó en ser respetuosa con las diferencias que marca la tabla y dejó que el 0-2 dictara sentencia definitiva.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS