Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón también encarcela a Damborenea

El ex dirigente socialista ingresa en Alcalá-Meco por secuestro y tentativa de asesinato de Marey

En apenas veinticuatro horas, el juez Baltasar Garzón ha enviado a la cárcel de Alcalá-Meco (Madrid) a dos de los inculpados en el caso GAL de mayor significación política. Ricardo García Damborenea, ex secretario regional de los socialistas vizcaínos, corrió ayer la misma suerte que Rafael Vera, número dos de Interior hasta hace sólo un año. El juez le interrogó durante una hora y cuarto sobre su presunta relación con el secuestro de Segundo Marey, ocurrido en 1983 y reivindicado por los GAL. Damborenea, de 55 años, empezó a declarar en la Audiencia Nacional a las 17.40 y acabó a las 18.55. Bastante más duró la espera. A las 22.20 supo que estaba acusado de detención ilegal y tentativa de asesinato y una hora más tarde ingresaba en prisión.

Ricardo García Damborenea, al que los ex policías José Amedo y Michel Domínguez acusan de participar en el secuestro de Marey y de haber redactado un comunicado de los GAL, llegó a la puerta de la Audiencia Nacional en un Renault 21 gris y salió por el garaje, rumbo a la prisión de Alcalá-Meco, en un Ford Sierra escoltado por policías.Huéspedes de este mismo vehículo han sido el ex presidente de Banesto Mario Conde; su brazo derecho en la entidad, Arturo Romaní; Julián Sancristóbal, ex director general de Seguridad, y el ex secretario para la Seguridad del Estado Rafael Vera.

Garzón ordenó el ingreso en prisión provisional comunicada de Damborenea, prohibiéndole entrar en contacto con Rafael Vera y Julián Sancristóbal. El instructor siguió el mismo procedimiento que el día anterior con el ex número dos de Interior. Primero consultó al fiscal jefe de la Audiencia, al que le requirió un informe, y luego decretó el encarcelamiento.

Según la confesión de Amedo y Domínguez, condenados por el caso GAL a 108 años cada uno, García Damborenea formó parte de la trama del secuestro de Marey y escribió el primer comunicado de los GAL sobre este hecho. García Damborenea lo negó rotundamente ante el juez.

Antes de comparecer ante Garzón, García Damborenea declaró a Antena 3 Televisión: "Siempre he sido respetuoso con las leyes, siempre he cumplido todas las leyes, hasta las de tráfico". El que fuera secretario general de los socialistas vizcaínos entre 1979 y 1989 -aunque hoy se confiesa ideológicamente próximo al PP- acudió a la Audiencia con su abogado, Enrique García de la Lama.

Varias personas congregadas en la Audiencia le aplaudieron y le gritaron "torero, torero". El juez llegó a los cinco minutos y también fue recibido con aplausos. Algunos le animaron a encarcelar a todos los implicados.

La de ayer fue la segunda de claración de García Damborenea ante Garzón. El 2 de febrero quedó en libertad sin fianza, aunque el juez le prohibió salir de España y le obligó a comunicarle cualquier cambio de domicilio.

Amedo declaró a Garzón el pasado diciembre que el ex dirigente socialista decidió mantener secuestrado a Marey a pesar de que se habían equivocado de hombre y no pertenecía a ETA.

Unos días después, según Amedo, los supuestos implicados en el secuestro -los policías Miguel Planchuelo y Francisco Alvarez y el ex director general de Seguridad Julián Sancristóbal- mantuvieron una reunión en la que Sancristóbal habría dicho: "No hay que complicarse la vida, porque Damborenea y yo, de acuerdo con el ministro [en alusión a José Barrionuevo], hemos decidido que lo vamos a enterrar". Amedo también atribuyó a García Damborenea la redacción del primer comunicado de los GAL, en el que se reivindicaba el secuestro.

Garzón requirió a la oficina del DNI la firma de García Damborenea para cotejarla con la letra del comunicado de los GAL. Luego encargó nuevas pesquisas. Ayer mismo, antes de tomarle declaración, recibió a uno de los peritos calígrafos encargados de dictaminar si García Damborenea escribió o no aquel comunicado.

Después de tres horas y media de deliberaciones, el instructor resolvió anoche encarcelar al que fuera líder de los socialistas vizcaínos en los años de la guerra sucia contra ETA. Damborenea es el sexto implicado en el caso que ingresa en prisión. Entre rejas se encuentran Rafael Vera, ex secretario de Estado; su secretario personal, Juan de Justo; el ex director general de Seguridad Julián Sancristóbal, y los policías Miguel Planchuelo y Francisco Álvarez.

García Damborenea abandonó la Audiencia Nacional a las 10.45, camino de la prisión. Pocos minutos antes se había despedido de dos de sus hijos, que habían subido hasta el juzgado. Garzón y el abogado defensor salieron a los pocos minutos en edificio de la Audiencia Nacional.

Según el defensor, Enrique García de la Lama, Garzón preguntó a su cliente por los mismos hechos que en la declaración del pasado día 2. "Lo que me ha resultado llamativo es que las aclaraciones que ha dado Ricardo García Damborenea no se han tenido en cuenta en absoluto", dijo el letrado.

El abogado reconoció que el informe de los peritos calígrafos confirma que la letra del primer comunicado de los GAL era de García Damborenea. Pero el letrado explicó que su cliente recogió en una nota uno de los comunicados que se atribuyen a los GAL. "El señor Damborenea ni el otro día ni ahora ni nunca se ha acordado de los cientos de comunicados que recibía, porque era una época en la que él se dedicaba a trabajar en el tema del terrorismo y, por tanto, tomaba nota de todos los comunicados, tanto los de ETA como los del GAL. Al cabo de un mes salió publicado uno de sus libros, hablando sobre el tema del terrorismo, y uno de los capítulos era precisamente sobre los GAL".

El letrado dijo que el comunicado del GAL podía ser uno de los que tomó entonces Garcia Damborenea sin recordarlo, pero cuando se le preguntó cómo se explica su cliente que Amedo tuviera en su poder esta nota, respondió: "Qué explicación va a dar, si no ha tenido ninguna relación con el señor Amedo nunca".

El abogado dijo que la imputación del juez coincide en general con las acusaciones de Amedo. Según relató, García Damborenea acogió la notificación de la prisión con un ánimo asombrosamente bueno.

[Francisco Álvarez Cascos, secretario general del Partido Popular, manifestó ayer que García Damborenea "no debe responder de que esté próximo al PP, sino de unos hechos que ocurrieron cuando era secretario general de los socialistas de Vizcaya'].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de febrero de 1995