_
_
_
_
Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El año del Taugrés

A pesar de su derrota el sábado ante el Caja San Fernando, el Taugrés parece el equipo más entero a estas alturas de campeonato. Después de unos comienzos un poco tontos ha encadenado una racha inédita en su historia que tuvo su colofón en la victoria ante el Madrid la semana pasada, confirmando una vez más el extremo placer que encuentran los vitorianos en armarla en la capital. En una Liga sin definición como la actual, por mucho destacado liderato del Barcelona, hundidos en la mi seria Juventut y Estudiante y en situación de precariedad el Zaragoza y Unicaja, la competición necesita unTaugrés ambicioso, más aun que la temporada pasada. Lo tiene casi todo y se merece lo que tiene. Fueron astutos al repetir la faena de Rivas con Marcelo Ni cola, una joyita para jugar como nacional. El día que consiga dotar a su juego de un poco más de profundidad, como lo hizo ante el Madrid, y un poco menos de irregularidad, se convertirá en un jugador demoledor. Han sido pacientes y visionarios al advertir en Santi Abad un buen jugador de baloncesto, en lugar de dejarse llevar por la fama de poseer una difícil personalidad. Comas confió en él, y su rendimiento es la mejor recompensa. Estuvieron certeros al contratar a Perasovic, un constante canto a la serena inteligencia, lo mismo que se han sacado de la manga a un Ricky Green mucho más sólido de lo que su apariencia física puede denotar. Y han sido intelligentes al saber que todo gran equipo debe tener obreros, y por eso está Radunovic. El pegamento de todos estos mimbres, el de siempre, Pablo Laso. No es lo que se dice una plantilla numerosa, pero 7-8 hombres pueden ser suficientes siempre que las lesiones no hagan acto de presencia.

Al Taugrés le ha llegado la hora de los títulos. Saltó al estrellato en la época Arlauckas y completó su educación la temporada pasada con su presencia en dos finales. Es tiempo de rematar la progresión. Pero para ello hace falta la convicción suficiente. La han tenido (les ha costado, eso sí) para alcanzar las puertas del éxito definitivo. En poco tiempo sabremos si poseen la necesaria para traspasarla.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_