La policía española aborda un petrolero con 2.506 kilos de cocaína en medio del Atlántico

Los agentes acecharon al petrolero Archangelos bajo un aguacero tropical. La lluvia mojaba los fardos con 2.500 kilos de cocaína colombiana que se apilaban en la cubierta. El abordaje estaba a punto: la patrullera del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) botó dos lanchas rápidas con una docena de aduaneros. Estaban lejos de casa, a 3.500 kiIómetros al sur de Canarias y a 900 de la isla. Ascensión, en mitad del Atlántico. A las 7.30 del lunes ejecutaron el asalto. 12 tripulantes se entregaban, otro se hacía fuerte en la sala de máquinas y la droga era decomisada. La Operación Matorral daba resultados. Simultáneamente, ocho supuestos miembros de un clan gallego de la droga eran detenidos en tierra.

Casi dos años llevaban trabajando los investigadores de la Sección II del Servicio Central de Estupefacientes, dirigidos por el comisario Jesús Domingo Ríos, para que la operación fuera perfecta. No querían que les pasara como en mayo de 1993, cuando los tripulantes del buque Islander arrojaron por la borda cuatro toneladas de droga minutos antes del abordaje de los aduaneros. Era un viaje organizado por un nuevo clan gallego.Ahora había que ejecutar la operación lejos de las costas de España, para cogerlos desprevenidos. La policía sabía que losnarcos lo intentarían de nuevo cuando detectaron que la red había comprado un petrolero ligero. El buque cargó la droga colombiana supuestamente en Brasil y comenzó el regreso. La policía había logrado seguir todos los movimientos del Archangelos, cuyo nombre en clave para las comunicaciones era Mónica.

La Operación Matorral fue activada. La patrullera del SVA, de 70 metros de eslora, se puso en marcha desde Cádiz con policías, aduaneros y tripulación a bordo. El buque siguió una ruta de intercepción siguiendo las coordenadas del rumbo que los investigadores creían que iba a seguir el Archangelos para llegar a las rías gallegas. Fueron casi dos semanas de singladura.

El petrolero fue localizado por los aduaneros, pero la súbita tormenta tropical les hizo perder la pista durante 48 horas. Cuando el buque fue localizado de nuevo, esa misma cortina de agua cubrió las maniobras de aproximación de los funcionarios. El director del SVA, Francisco Ayuso, destacó, ayer "la peligrosidad y el riesgo de la interceptación en lanchas en mitad de una tormenta. Siempre se sube al barco como se puede". A las 7.30 estaban en cubierta y la operación empezaba con éxito.

La mayoría de la tripulación -chilenos, griegos, senegaleses, marroquíes y españoles- se entregaba, pero el marinero Abdellatif Amenzou, el engrasador Omar el Khoukh y el jefe de máquinas, Vicente Serrantes Caneda, se hacían fuertes en la sala de máquinas. Un comando de los GEO estuvo en alerta todo el día para viajar hacia el barco con la misión de reducir a Serrantes, vecino de Cambados (Pontevedra), que anoche seguía atrincherado, armado con escopetas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Finalmente se desechó esa idea. Poco podía hacer Serrantes porque, según Carlos López Riaño, responsable del Plan Nacional sobre Drogas, "la droga ha sido trasbordada a la patrullera, y la tripulación, también". El Archangelos viaja pilotado por el SVA hacia Canarias, adonde llegará en 10 días.

La Operación Matorral, coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Carlos Bueren y la Fiscalía Antidroga, se extendió en tierras españolas con la detención de siete personas -cuatro hombres y tres mujeres- en Pontevedra, Vilagarcía y Sanxenxo, informa Óscar González. El supuesto capo es Antonio Carballo Magdalena, detenido junto con su esposa y otras cinco personas más.

Los otros capturados en Galicia son María Luisa González Iglesias, esposa de Carballo; Purificación Francisco Bóveda; Vicente Vázquez Vázquez; José Luis Méndez Prieto; Juan Francisco Galindo Álvarez, y Ludivina Duvalo Méndez, casada con Juan Antonio Gómez Cavada, detenido en el Archangelos. En Tarragona fue capturado José Luis Búa González. Con los del buque, son 21 los detenidos.

Otro implicado, Francisco Javier Prado López -casado con Purificación Francisco, también arrestada-, logró huir en su vehículo tras embestir y sacar de la carretera al automóvil en el que era seguido por varios policías. La Operación Matorral, en la que han participado 20 agentes del Servicio Central de Estupefacientes y otros 60 procedentes de la jefatura de La Coruña, no se da por terminada, ya que aún quedan por practicar detenciones en el extranjero, según fuentes policiales.

El alijo del Archangelos, de bandera panameña, es el mayor y el más audaz efectuado por los funcionarios españoles. La organización gallega, de nueva generación, supuestamente está relacionada con el clan de los Charlines, según fuentes judiciales, y con el de los Caneos o de Baúlo, a juicio de medios policiales.

El alijo es el más importante intervenido por el SVA. En cualquier caso, todavía no se ha hecho una evaluación total de la droga incautada, pero fuentes policiales precisan que "oscilará entre los 2.500 y los 3.000 kilos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jorge A. Rodríguez

Redactor jefe digital en España y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. Debutó en el Diario Sur de Málaga, siguió en RNE, pasó a la agencia OTR Press (Grupo Z) y llegó a EL PAÍS. Ha cubierto íntegros casos como el 11-M, el final de ETA, Arny, el naufragio del 'Prestige', los disturbios del Ejido... y muchos crímenes (jorgear@elpais.es)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS