Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Congreso de Estados Unidos pone en marcha la revolución conservadora

El nuevo presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y líder del asalto republicano a la presidencia de Bill Clinton, Newt Gingrich, asumió ayer su cargo poco después de las dos de la tarde (ocho de la tarde, hora peninsular). Con un discurso conciliador y en ocasiones campechano, el nativo del Estado de Georgia tomó las riendas de la primera sesión del 104º Congreso de este país. "Los presidentes son como reyes elegidos", dijo Gingrich, "pero aquí [en el Congreso y el Senado],la libertad hay que lucharla cada día. Aquí es donde América viene a trabajar".

Gingrich se cuidó de no dejar traslucir demasiado el cambio revolucionario hacia la derecha que se prevé en el Gobierno y en la sociedad norteamericanas, y afirmó que el equilibrio presupuestario (uno de los fundamentos de su Contrato con América) es una cuestión secundaria en comparació con los problemas de los más. pobres del país, especialmente los niños de las zonas urbanas más deprimidas. Aún así, Gingrich expresó en otro momento de. su discurso su intención de "sustituir el Estado del Bienestar por la sociedad de la oportunidad".La sesión de ayer se inició con una serie de intervenciones protocolarias, seguidas de un sermón por parte del, capellán del Capitolio. A continuación e procedió a la elección, meramente formal, de Gingrich como presidente de la Cámara, y el demócrata Richard Gephardt fue el encargado de transmitile el relevo después de 40 años de dominio de su partido en el Congreso.

Durante la tarde y parte de la noche de ayer, estaba previsto que los 434 representantes (230 republicanos y 204 demócratas) se embarcaran ya en los primeros debates del llamado Contrato con América, el conjunto de promesas electorales que los republicanos quieren convertir en ley en los primeros 100 días de su mandato. Los 100 senadores (53 contra 47) que conforman esta Cámara, presididos por el también republicano Robert Dole, se moverán a un ritmo más lento en cuestiones como la reforma de la seguridad social y el aumento de recursos para defensa.

Confidencias familiares

El muy controvertido Gingrich tuvo que lidiar ayer con una anécdota que levantará ampollas en la ya deteriorada relación del nuevo Congreso republicano con la Casa Blanca: su madre acaba de confesar a una famosa entrevistadora de la televisión que él piensa que Hillary Clinton es una "zorra".

Pocas horas antes de subir al estrado del Capitolio, Gingrich restó. importancia al supuesto comentario de su madre, y dijo que el comportamiento de la entrevistadora de, la cadena CBS Connie Chung era "poco profesional y despreciable". Gingrich explicó que se trataba de una confidencia que su madre no había querido decir en alto, y sin embargo no la negó.

La bajada de impuestos, la reducción de los comités del Congreso y del número de miembros de los mismos, el principio de que los congresistas deben estar sujetos a las mismas leyes que el resto de los ciudadanos y la introducción de una enmienda constitucional que imponga. el equilibrio presupuestario son algunas de las cuestiones que encabezan la agenda de Gingrich.

La cadena de televisión CNN dio a conocer, ayer una encuesta según la cual el 57% de los norteamericanos desconfía de que los republicanos sean capaces de reducir los impuestos. Sin embargo; las respuestas fueron bastante favorables respecto a la capacidad de ese partido para mejorar la economía y la imagen exterior del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de enero de 1995

Más información

  • El republicano Newt Gingrich toma posesión como presidente de la Cámara