Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell ignora aun cuántos ocupantes deberá llevar un coche para utilizar el carril rápido de la N-VI

El ministro de Obras Públicas y Transportes, José Borrell, no despejó ayer la incógnita: ¿cuántas personas tendrán que ir en un vehículo para que éste pueda circular por el nuevo carril rápido de la Nacional VI? "Dos o tres", llegó a precisar el ministro, y se escudó en que su ministerio aún espera informes de Tráfico para decidir. A un mes de la entrada en funcionamiento de la ampliación total de la autovía de La Coruña, la cuestión aún está por resolver. Borrell inauguró ayer el ensanche, de dos a tres carriles, del tramo comprendido entre Las Rozas y Villalba.

El carril para autobuses y vehículos de alta ocupación (Bus-VAO) tiene la finalidad de disminuir el uso del automóvil privado, de modo que conductores habitualmente solitarios se unan en un mismo coche y puedan llegar antes. Se trata de reducir el volumen de tráfico y, de paso, sus efectos perversos como la emisión de gases, la contaminación sonora y los problemas de aparcamiento Desde mediados de abril, este carril, que ocupa la parte central de la autovía del noroeste (antigua nacional VI) entre Madrid y Las Rozas, lo utilizan las líneas de autobuses interurbanos que conectan Madrid con esa localidad y con Pozuelo. José Borrell indicó ayer que la demanda de viajes en estas líneas ha subido desde abril en un 12,5%, ya que los autocares circulan más rápidos por esta especie de vía preferente.

Vías de servicio

Aparte de este tramo, que entrará en funcionamiento antes de navidades, ayer se convirtió en realidad el ensanche de dos a tres carriles, de la vía entre Las Rozas y Villalba de la autovía del noroeste, antigua N-VI. Los 19 kilómetros que separan ambos municipios cuentan ahora con, tres carriles por calzada, cada uno de 3,5 metros de ancho. La autovía es aún más amplia en la travesía de Torrelodones, donde se agranda con una vía lenta. El desvío hacia este municipio se ha adelantado en unos centenares de metros. La ampliación cuenta con vías de servicio (dos carriles en ambas direcciones), pero hasta marzo no estarán terminadas.

Finalmente, se han construido cinco nuevos accesos en Las Rozas, Las Matas, La Berzosa y Villalba. El puente que da salida desde la carretera de Navacerrada hacia Madrid (un lugar donde las retenciones son habituales) se ha ampliado a tres carriles, dos de ellos de acceso a la capital. El ministerio ha instalado ocho pasarelas para peatones. Además, la obra incluye la ampliación de dos pasos inferiores en Las Matas y Torelodones (para conectar con las estaciones de ferrocarril), que construirán los respectivos ayuntamientos. El ministro de Obras Públicas recordó ayer que la autovía de La Coruña es la que soporta mayor tráfico de todas las radiales, hasta el punto de sufrir una intensidad media de 175.000 vehículos al día. En este sentido, Borrell reclamó a los usuarios una utilización más inteligente de la carretera, "porque no se puede ampliar más", mediante una utilización intensiva de los vehículos privados y públicos. "Cuando se termine el túnel bajo la glorieta del Cardenal Cisneros (a la altura de la Ciudad Universitaria), se ganarán en autobús 20 minutos", adelantó.

La utilidad de la ampliación de la autovía del noroeste para el transporte público se encuentra muy vinculada a la multiestación de transportes de Moncloa, que construye la Comunidad de Madrid. A finales de este mes se inaugurará el tramo ampliado desde Las Rozas hasta Madrid, con el citado carril de autobuses y de alta ocupación. Cuando los autocares interurbanos lleguen a la altura de la glorieta del Cardenal Cisneros se introducirán por un subterráneo hasta llegar a la multiestación. Joaquín Leguina, presidente del Gobierno regional, invitado a la inauguración, destacó ayer que el ensanche de la carretera tendrá auténtica Utilidad cuando los autobuses interurbanos (19 líneas) dispongan de estas facilidades, y aconsejó el uso del tren de cercanías para no meter más coches en Madrid.

Leguina rechazó también las críticas al carril de alta ocupación. Sus detractores indican que es un método coercitivo sobre los ciudadanos y que está condenado al fracaso. El presidente regional zanja esta polémica: "Sólo a quienes quieren todo para el coche les parece una mala idea".

En carreteras de Estados Unidos existe este sistema, y los conductores han desarrollado una picaresca muy surtida para eludir las multas cuando circulan solos por carriles especiales. Por ejemplo, sitúan en el asiento del copiloto muñecos hinchables, a los que ponen el cinturón de seguridad.

Línea 10

La ampliación de la línea 10 del metro se ha convertido en el tema ineludible siempre que Joaquín Leguina aparece en público. El tendido de un puente sobre la M-30 y el río Manzanares para su paso enfrenta al Ayuntamiento de Madrid y a la Comunidad desde hace más de un año. Anteayer, el alcalde presentó al Gobierno regional una nueva opción subterránea. Leguina, cuyo Gobierno defiende que es imposible enterrar el tren, por lo costoso que resultaría, dijo que por educación se la va a dar a estudiar a sus técnicos, pero advirtió que era la última oportunidad. Y prometió que este mes habrá un acuerdo.

El consejero de Transportes, Julián Revenga -invitado también ayer a la inauguración del tramo ampliado-, ya le ha sacado las faltas a la última propuesta municipal: "Los coches del metro tienen ahora una vida útil de 25 años, y con esta propuesta puede reducirse a cinco o diez", en referencia a las pendientes que tendrían que salvar bajo el río.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 1994

Más información

  • Abierta al tráfico la ampliación de la autovía del noroeste entre Las Rozas y Villalba