Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schumacher y Hill, una carrera para un título

El piloto alemán defiende un punto de ventaja en la última prueba del Mundial de F-1

El alemán Michael Schumacher (Benetton Ford) y el británico Damon Hill (Willianis Renault) se juegan la próxima madrugada (4.30, Tele 5) el título mundial de fórmula 1. El también británico Nigel Mansell, compañero de escudería de Hill, puede desarrollar un papel fundamental en la última carrera, el Gran Premio de Australia, que se disputa en el circuito de Adelaida, tal como demostró en los primeros entrenamientos oficiales, en los que fue el mejor e inyectó una enorme presión sobre Schumacher.Schumacher suma un punto más que Hill (92 por 91). Al alemán le sirve un posible empate porque acumula más victorias (ocho frente a seis). Debe tenerse en cuenta que en cada gran premio puntúan los seis primeros (10, 6, 4, 3, 2 y 1). Hill será campeón si queda por delante de su rival y siempre que sea en las dos primeras posiciones. Si Hill precede a Schumacher pero lo hace entre el tercer y el quinto puestos, necesitará que el alemán quede dos posiciones por detrás de él. Schumacher será campeón, aunque se retire, si Hill no está entre los cinco primeros.

MÁS INFORMACIÓN

El experto Mansell, que ha regresado a la fórmula 1 tras haber disputado la temporada de Indycar, fue el más rápido y dio espectáculo en la primera toma de contacto con el escenario de la carrera. Primero evitó un choque con su compatriota Johnny Herbert, cuyo Benetton Ford había quedado atravesado en la pista, y en la siguiente vuelta obtuvo un tiempo que nadie pudo superar.

Schumacher, presionado por Mansell y por la situación intentó batir el mejor tiempo del británico y acabó sufriendo una violenta salida de pista. El piloto alemán abordó muy rápido la primera chicane, se subió por el bordillo derecho y salió catapultado hacia el otro lado, donde chocó contra los neumáticos de protección y destrozó la parte izquierda de su monoplaza, pero no sufrió, daños físicos.

Hill (1m 16,83s) no logró en momento alguno el primer puesto y acabó siendo tercero, por detrás de Mansell (1m 16,179s) y Schumacher (1m 16,197). El compañero de Schumacher, Herbert, fue séptimo. (1m 17,727s) y el finlandés Mika Hakkinen (McLaren Peugeot, 1m 16,992) fue el único capaz de acercarse al ritmo del trío de cabeza.

Schumacher desea aparentar que no está muy preocupado. Asegura que ante situaciones de presión es cuando actúa con mayor calma y se vanagloria de que su juventud (25 años) le puede permitir esperar que ésta no será la última ocasión en que luche por el título, a diferencia, según dice, de lo que sucede a Hill (34 años). El británico se presentó en Adelaida con ansias reivindicativas, acusando de falta de atención a su escudería y solicitando aumento de sueldo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de noviembre de 1994