Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El invernadero de Arganzuela 'acude' a los juzgados

Los concejales socialistas han encontrado en las obras municipales un filón para incrementar su ritmo de denuncias contra el PP. Juan Barranco, portavoz socialista, anunció ayer que llevarán al juzgado las presuntas irregularidades que han descubierto en la liquidación de las obras del invernadero de Arganzuela.Según el PSOE, el proyecto contratado en 1990 por 1.100 millones de pesetas le ha costado finalmente al municipio 1.757 millones por seis proyectos adicionales de trabajos complementarios. El último proyecto, con el que se liquidaba el pago del nuevo equipamiento, extrañó al PSOE. Entre los materiales supuestamente utilizados en las últimas obras figuraban 65.000 kilos de acero armado o 28 unidades de jardineras. Según el PSOE, el acero y las jardineras llegaron al invernadero mucho antes. Por tanto, resumen los socialistas, se trataba de un proyecto falso para justificar el pago de 110 millones de pesetas. "Una supuesta prevaricación", según Barranco.

Luis Armada, director municipal de obras, explicó a los socialistas que los 110 millones para liquidar el presupuesto del invernadero se destinaron a comprar un sistema informático para el centro y a instalar la climatización.

Enrique Villoria, concejal de Obras, no pudo contestar a esas acusaciones al encontrarse de viaje. Luis María Huete, alcalde en funciones, replicó al portavoz socialista: "Barranco está muy nervioso porque aún no le han confirmado si va a seguir siendo cabeza de lista en las próximas elecciones. Le recomiendo que esté más calmado y no judicalice la vida municipal. Que se ocupe de su partido, que sí tiene cosas que investigar, como PSV, Juan Guerra o Palomino".

En los últimos meses, el PSOE se ha aficionado a resolver sus conflictos con el Gobierno municipal en los tribunales. Primero trasladó a los jueces el proceso de adjudicación de viviendas sociales, que firmó el edil Enrique Villoría. Luego denunció la contratación de obras ya ejecutadas, también del concejal Villoría. Y ahora regresan con los trabajos del invernadero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 1994