Juan Arias, nuevo defensor de los lectores de EL PAÍS

Juan Arias ha sido nombrado defensor del lector de EL PAÍS por el director del periódico. Arias, que ha dedicado media vida a desentrañar como corresponsal la realidad de Italia y el Vaticano, asume la misión de garantizar el cumplimiento de las normas éticas y profesionales por parte de este periódico. Sustituye en el cargo a Soledad Gallego-Díaz, que se reintegra a petición propia al equipo directivo del diario.

Juan Arias Martínez, casado, de 62 años, nacido en Arboleas (Almería), empezó el ejercicio profesional del periodismo en Radio Madrid y pasó luego al diario Pueblo, que le envió a Roma para cubrir la información del Concilio Vaticano II y más tarde le nombró corresponsal Vaticano.Dimitió a raíz del proceso de Burgos y la RAI-TV italiana le ofreció, trabajo hasta que acabó la dictadura franquista. Nombrado corresponsal en Roma de EL PAÍS a los pocos meses de la salida del diario, ha ejercido este cargo durante casi 15 años, hasta que en 1991 asumió la responsabilidad de coordinar el suplemento cultural Babelia.

Ha colaborado en numerosos medios italianos, como Il Messaggero e Il Manifiesto. Obtuvo el premio Castiglione di Sicilia como mejor corresponsal extranjero, y el premio a la Cultura que otorga la Presidencia del Gobierno por sus obras escritas en italiano. Ha publicado cinco libros, entre ellos El Dios en quien no creo y Oración desnuda, que han sido traducidos a ocho idiomas. Su última obra es El enigma Wojtyla. Ha cursado estudios de teología, filosofía, psicología, lenguas semíticas y filología comparada. Es miembro del Comité Científico del Instituto Europeo de Diseño.

La figura del Defensor del Lector se introdujo en EL PAÍS a finales de 1985 con el inolvidable Ismael López Muñoz, a quien han sucedido Jesús de la Serna (en dos etapas), José Miguel Larraya y Soledad Gallego-Díaz.

Según el estatuto, el Defensor del Lector goza de "plena autonomía e independencia para desarrollar su labor" y "puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia". Este puesto constituye una pieza clave en el sistema de garantías establecido por El PAÍS para asegurar a sus lectores la objetividad y la independencia que deben marcar el trabajo de los profesionales del periódico.

Soledad Gallego-Díaz, de 43 años, ha contribuido de manera muy importante durante el año que ha permanecido en el puesto a fijar criterios sobre cuestiones controvertidas en un momento en que el ejercicio del periodismo está sometido a intenso debate dentro y fuera de nuestro país. En fecha próxima se incorporará a un puesto directivo del diario.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS