Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CSI aprueba invertir 26.400 millones para los altos hornos de Gijón

El consejo de administración de la Corporación de la Siderurgia Integral (CSI) aprobó, en la noche del viernes la remodelación y modernización de los dos hornos altos de la factoría de Ensidesa en Gijón e instalaciones anexas por un importe de 47.300 millones de pesetas, así como la adjudicación de la primera fase de esas obras por un monto de 26.400 millones. La segunda fase será aprobada en el primer semestre de 1995.Con esta decisión, la CSI pone en marcha el programa de inversiones previsto en el plan de competitividad de la siderurgia integral española, autorizado por la Comisión Europea en diciembre de 1993 y que debe garantizar la rentabilidad y viabilidad de este grupo industrial a partir de 1996.

La adjudicación del primer paquete de las inversiones programadas en la factoría de Gijón se produce siete días después de que el Consejo de Ministros hubiera autorizado la constitución del nuevo grupo empresarial, que asumirá a partir del año próximo los activos industriales y los trabajadores de Ensidesa y Altos Hornos de Vizcaya.

La inversión ahora aprobada es una de las más importantes de dicho plan, junto a la construcción de la acería compacta de Séstao, en la que la CSI participará con el 30%. Ambas instalaciones concentrarán la producción básica, al suprimirse los hornos altos de Avilés (Asturias) y de Vizcaya. Según los estudios oficiales, los 47.300 millones invertidos serán, en un 65%, para suministradores españoles y en el 25% para empresas públicas del grupo INI.

Los hornos altos de Gijón serán gemelos, con una capacidad de producción de 3,7 millones de toneladas anuales de arrabio para el abastecimiento de las acerías de Avilés y de Gijón.

El plan de competitividad prevé una inversión cercana a los 100.000 millones de pesetas en las instalaciones siderúrgicas de Asturias, más 30.000 millones en la construcción de la acería compacta de Sestao y en torno a 5.000 millones en las instalaciones de Perfrisa y Lesaca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 1994