Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los profesionales critican la contraprogramación entre las cadenas

La contraprogramación perjudica por igual a telespectadores, anunciantes y profesionales de los medios de comunicación. Además de "una estafa, es un comportamiento antijurídico", pues vulnera la Ley de los Consumidores, según la cual no se puede utilizar el engaño al anunciar un contenido distinto del que se ofrece. Por otra parte, la publicidad satura cada vez más los espacios televisivos, lo que incide en su pérdida de efectividad, pues cansan al espectador. Éstas son algunas de las conclusiones de las III Jornadas sobre Contraprogramación y Publicidad en Televisión, que terminaron ayer en la Universidad Complutense de Madrid.

Tres directores y presentadores de informativos de television, Pedro Altares (TVE-1), Hilario Pino (Canal +) y José María Carrascal (Antena 3), quienes intervinieron en un debate celebrado ayer durante las jornadas, fueron muy críticos con la contraprogramación. "Es el reconocimiento de un fracaso; cuando no hay calidad, se contraprograma", aseguró Carrascal, que definió esta práctica como una "estafa" al espectador.Pedro Altares se declaró víctima directa de la contraprogramación, pues afirmó que los informativos nocturnos sufren este fenómeno como ningún otro programa. "No entiendo la relación entre la televisión y ese museo de los horrores que es el 80% de la programación televisiva", declaró.

Inmadurez

Hilario Pino explicó que, para él, la contraprogramacion es fruto de la inmadurez de las televisiones. Gregorio Peña, abogado experto en legislación televisiva internacional, se lamentó de que no exista en España un organismo oficial que cuide el cumplimiento de la legislación vigente en España sobre televisión.Las III Jornadas sobre Contraprogramación han dejado al descubierto datos sobre la saturación publicitaria que avalan las quejas de los telespectadores. Si en 1988 se emitieron en España 157.000 anuncios, las estimaciones apuntan a unos 760.000 para este año. Además, en numerosos casos, estos espacios publicitarios se están cobrando por las cadenas hasta un 80% más baratos de su precio real, según dijo José Luis de Córdoba, presidente de la Asociación de Anunciantes.

Y un dato: según el estudio presentado por el Observatorio de Contraprogramación, Tele 5 introduce entre las 20.30 y las 23.30, una media de 10 interrupciones publicitarias, algunas con un intervalo inferior a 10 minutos. La comparación con Francia es elocuente: "A una televisión francesa se le prohibió emitir durante todo un fin de semana por pasarse 32 segundos en el tiempo de publicidad estipulado", señaló Gregorio Peña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de noviembre de 1994

Más información

  • Los publicitarios resaltan la saturación de anuncios en televisón