UN FINANCIERO EN PRISIÓN.

"Entró impactado, pero esta más sereno"

Javier de la Rosa "se encuentra en una actitud serena, aunque es normal que sea muy importante el impacto que produce una cárcel en una persona que no ha estado nunca en ella. Además una prisión como la Modelo, que es antigua", dijo ayer a Radio Nacional de España Ignasi García Clavel, director de los Servicios Penitenciarios de la Generalitat."Yo creo", añadió, "que ayer estaba mucho más impactado; hoy está más sereno. Sin afirmar que está entusiasmado, he de decir que se encuentra en un proceso de normalidad dentro de la tensión". García Clavel añadió que Javier de la Rosa compartirá celda con dos o tres reclusos.

A partir de hoy, Javier de la Rosa -licenciado en Derecho y master en Economía de Empresa por el IESE- podrá también, si así lo desea, dar clases, recibirlas o ir a la biblioteca de la prisión. Éstas son las actividades de los presos en su tiempo libre. El resto lo deberá alternar entre la celda, el comedor del centro y el paseo por el patio. Queda una, última ocupación: trabajar voluntariamente.

"Sólo un 20% de los reclusos lo hacen", dicen fuentes del Departamento de Justicia.Las visitas sólo están permitidas para los presos que llevan más de tres días y están internos de manera definitiva. Las visitas se limitan a sábados y domingos. Y no pueden prolongarse a voluntad: 20 minutos el sábado y otros 20 el domingo, y en el locutorio. Hasta el momento, las únicas visitas que ha podido recibir Javier De la Rosa han sido las de sus abogados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de octubre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50