Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La última de Ma

El técnico chino achaca la regresión de marcas de sus atletas a un ataque de apendicitis

Dispuesto a confundir y sobresaltar al mundillo del atletismo, Ma Junren, el célebre guru del equipo femenino de China, desveló ayer que 11 de sus atletas habían sufrido la extirpación del apéndice. Lo dijo en la ciudad japonesa de Hiroshima, escenario de los Juegos Asiáticos y de un bache en las marcas de las atletas chinas. Un año después de que Qu Yunxia, Wang Junxia y el resto del ejército de Ma Junren asombraran al mundo con unas marcas excepcionales en las pruebas de fondo y semifondo, el entrenador tuvo que explicar el fuerte descenso en los tiempos de sus mejores atletas. La explicación: "Ha sido imposible recuperarlas perfectamente después de las operaciones".La razón de la masiva cirugía se debe, según Ma, a una intoxicación general: "Tuvimos que dejar de entrenar. Las atletas estaban enfermas. Teníamos problemas tóxicos". La reacción ha sido de perplejidad, como ocurre con todo lo que hace Ma. La avalancha de récords mundiales del pasado año provocó una reacción de incredulidad en los expertos. No eran las marcas, sino el tamaño de las marcas. Wang Yunxia rebajó el récord de 10.000 metros en 42 segundos y la de 3.000 en 16.5 segundos, unos recortes sin precedentes.

Ma explicó el secreto del éxito: una pócima integrada por sangre de tortuga, ginseng y otros productos sin especificar. También se refirió a los exhaustivos entrenamientos de sus atletas. Cada una de ellas recorría una distancia diaria equivalente a un maratón. Pero las preguntas continuaron. Al fondo aparecía la sospecha de dopaje, desmentida tajantemente por Ma.

Ahora llega la ola de apendicitis. "Es curioso que se produzca un número de casos tan alto en un grupo tan reducido y en un plazo de tiempo tan corto", indicó ayer Ame Ljungqvist, presidente de la comisión médica de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF). Casi todos los especialitas resaltan que la carga de entrenamiento no tiene efectos sobre el apéndice.

Mientras tanto, la realidad habla de una regresión de las marcas. Qu Yunxia, plusmarquista mundial de 1.500 metros, ganó los 800 con un tiempo en la frontera de los dos minutos, un registro decepcionante. "Sólo nos interesan las medallas", declaró Ma Junren, el hombre más vigilado del atletismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 1994