Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los norteamericanos Harsányi y Nash y el alemán Selten nuevos premios Nobel de Economía

La Real Academia de Ciencias de Suecia anunció ayer en Estocolmo la adjudicación compartida del Premio Nobel de Economía de 1994 a los profesores John C. Harsányi y John F.; Nash, ambos norteamericanos, y al alemán Reinhard Selten, de la Universidad Friedrich-Wilhelm, de Bonn, "por su análisis fundamental del equilibrio en la teoría de los juegos no cooperativos". La base del uso económico de la teoría de los juegos tiene su origen en una obra pionera de John von Neumann y Oskar Morgenstern, Teoría de los juegos y conducta económica, publicada en 1944.

En la actualidad la teoría de los juegos es un instrumento fundamental de análisis sobre la economía política. Y particularmente la teoría de los juegos no cooperativos, es decir, la parte de la teoría que excluye acuerdos imperativos, es la que ha tenido mayor impacto en la investigación económica.

John Harsányi, estadounidense de origen húngaro, tiene 74 años y es profesor retirado de la Universidad de Berkeley (California). John Nash, también estadounidense, tiene 66 años y enseña en la Universidad de Princeton (Nueva Jersey). El alemán Reinhard Selten, de 64 años, enseña desde 1984 en la Universidad del Rhin Friedrich-Wilhelm en Bonn. Los tres han tenido una contribución decisiva en la teoría del juego. Nash introdujo la distinción entre teoría de los juegos cooperativos, es decir, aquellos en los que se pueden concluir acuerdos imperativos y la de los juegos no cooperativos, desarrollando la noción de equilibrio que lleva su nombre. Reinhard Selten fue el primero en adaptar el aporte de Nash para analizar la interacción estratégica. Fue él quien aplicó esas nociones a los análisis de la concurrencia entre un pequeño número de vendedores. Por último, Harsányi mostró cómo se pueden analizar los juegos de información incompleta y de allí proporcionar la base a la economía de la información que interesa en las situaciones en las que distintos actores no conocen sus objetivos.

Tal como la teoría matemática de las probabilidades, la teoría de los juegos se ha desarrollado a partir de experiencias de los juegos de sociedad tan comunes como el póquer o el ajedrez. A comienzos del siglo actual, matemáticos renombrados comenzaron a estudiar la formulación matemática de dichos juegos, lo que condujo en 1939, al proyecto de Von Neumann y Morgenstern de elaborar una teoría de los juegos que pudiera ser utilizada para el análisis económico. Las ideas más importantes al respecto están contenidas en su análisis de los juegos en los que la ganancia de un jugador es igual a la pérdida del otro jugador. Para dichos juegos, Neumann había introducido la solución con la que cada jugador buscará la estrategia por la que puede garantizarse a cada uno una ganancia mínima.

Nash ha dado dos interpretaciones de la noción de equilibrio. Una racionalista, en la que imagina a actores racionales con un conocimiento completo de la estructura del juego, incluidas las preferencias de todos los jugadores en cuanto a los resultados posibles. Otra es la interpretación estadística, que se reveló de utilidad en los juegos llamados evolucionados, que han sido también usados en biología para comprender los principios de selección natural, estudiando la interacción estratégica entre las especies.

La noción de equilibrio de Nash se ha convertido en un instrumento estándar en casi todos los dominios de la economía. El más notorio,. en el análisis de la concurrencia entre un pequeño número de actores. Pero también se utiliza para la teoría macroeconómica de la política económica, la economía de recursos, la teoría del comercio exterior, y en suma, para una mejor comprensión de las interacciones estratégicas.

El premio está dotado con siete millones de coronas suecas (unos 122 millones de pesetas). Desde que en 1969 se concedió este galardón, la mayoría de los premiados han sido ciudadanos estadounidenses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de octubre de 1994

Más información

  • Los tres profesores son especialistas en la teoría de los juegos no cooperativos