Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios no entienden que la seguridad laboral es un negocio, según Riccardi

Al igual que la falta de calidad le cuesta dinero al empresario, también la accidentalidad laboral tiene su coste. Así lo expuso ayer en Valencia el profesor Riccardo Riccardi, experto mundial en cuestiones relacionadas con la calidad en la seguridad en el trabajo. "Los empresarios tienen dificultades para verla como un negocio", dijo ayer en Valencia Riccardi. En la actualidad, el número de accidentes laborales que se producen en el mundo ha disminuido en relación a los registrados durante los años 60 o 70, pero son "más graves que antes", explica el profesor. "Este proceso tiene mucho que ver con la productividad y la competitividad, que son los dos grandes escollos con los que nos encontramos para conseguir el accidente riesgo cero", añade este experto.A juicio de Riccardi, no hay "que descubrir a nadie que la seguridad es un buen negocio, pero si tuviéramos que responder a la pregunta de si hemos avanzado todo lo que hubiéramos podido, la respuesta es no". Aún así, el profesor se muestra optimista. "Dado el desarrollo tecnológico que se tiene y los inevitables peligros a los que está expuesto el individuo, el crecimiento de la tasa de accidentes no es proporcionalmente negativo, lo que significa que algo se ha hecho", concluyó Riccardi.

Este se mostró partidario de introducir en las cuestiones de seguridad en el trabajo el incrementalismo, es decir, "que pequeñas ganancias sucesivas en la lucha por la seguridad inciten a continuar". Riccardi tiene previsto participar hoy en la XXIX anual de Seguridad e Higiene en el trabajo que organiza la Mutua Valenciana de Levante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 1994