Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOTOCICLISMO: GRAN PREMIO DE LA REPÚBLICA CHECA

Doohan, el nuevo rey de la velocidad

El australiano se proclama campeón del mundo de 500 cc en Brno

El australiano Mick Doohan (Honda) conquistó ayer el título mundial de la categoría reina del motociclismo, los 500cc, al conseguir su octava victoria de la temporada en el Gran Premio de la República Checa. A falta de tres carreras, nadie puede alcanzarlo en la puntuación del campeonato. En las otras categorías, todavía sin decidir el campeón, se impusieron el italiano Max Biaggi (Aprilia 250) y al japonés Kazuto Sakata. (Aprilia 125cc).

Antes de la carrera de ayer, Doohan, de 29 años, lo tenía todo a favor. Su dominio a lo largo de la temporada le había dado una ventaja casi insuperable para su único rival, el actual campeón Kevin Schewantz (Suzuki). Disponía de los cuatro últimos grandes premios para certificar la primera corona de su historial y la primera de Honda tras cuatro años de sequía. Una tarea en teoría cómoda pero que todavía tenía que cumplir.En 1992, Doohan ya rozó el título. Lo tenía casi en la mano pero una grave lesión en la pierna se lo arrebató. Para todo el mundo, el piloto australiano quedó, desde entonces, como el rey sin corona de las motos. Y ayer lo que hizo fue reivindicar su cita con la historia. Su recuerdo tras el éxito fue, precisamente, para los que le ayudaron a superar el peor momento.

"Le debo este triunfo a mucha gente", explicó Doohan, "pero sobre todo al Doctor Claudio Costa, el médico del mundial, y a la gente en Italia que hizo que yo pudiera volver a correr en 1992, que pudiera incluso conservar mi pierna después del accidente en Holanda". Una infección después de ser operado le tuvo al borde de la retirada y todavía ahora cojea ostensiblemente.

Fuerza de voluntad

Con una enorme fuerza de voluntad y con una gran confianza en sus posibilidades, Doohan ha sido capaz de superar su lesión, varias operaciones y un lento proceso de recuperación. Sin embargo, esa confianza y su dominio durante la temporada no le impedían recordar lo ocurrido en 1992. No quería ni hablar del título antes de tenerlo seguro. "No quería mencionarlo porque no lo había ganado todavía", reconoció. "Pero ahora me siento muy bien por haber podido cumplir el sueño de ser campeón del mundo".En realidad, nadie creía que el título se le pudiera escapar a Doohan. Quizá, aunque fuera en el último rincón de su alma, ni siquiera él mismo. Como prueba, la confianza que mostró el sábado cuando Quim, uno de los españoles que siguen todo el mundial conduciendo una unidad móvil, le mostró la bandera australiana con el número uno que había preparado para celebrar el éxito.

"Espero poder enseñarla tras la carrera", le dijo el piloto. "Y si no te veo, te esperaré, para que me la des", añadió. Y así fue como ocurrió: en la vuelta de honor, ante millones de telespectadores, Doohan se detuvo en el lugar convenido y esperó a Quim. El campeón recogió su estandarte y completó el giro que le llevó al podio.

Una vez sobre el primer escalón, agradeció el trabajo de su equipo y de Honda, y asistió a la cena de celebración, antes de regresar hoy a su residencia en Montecarlo. "No tengo pensada ninguna celebración especial tras el título", dijo.

En su recuerdo quedará una última carrera sin historia, casi como el resto del campeonato que ha dominado a placer, ganando ocho de las 11 pruebas disputadas hasta ahora Después de unas primera vueltas de tanteo, en las que el español Alberto Puig (Honda) ocupó el liderato, Doohan se colocó al frente del grupo y ya no abandonó la primera posición hasta la bandera a cuadros. Tras él se clasificaron el japonés Shinichi Itoh (Honda), el italiano Luca Cadalora (Yamaha) y los españoles Alex Crivillé (Honda) y Alberto Puig.

Las otras dos cilindradas quedan pendientes de decisión en los próximos grandes premios. La que está más cercana al desenlace es la de 125cc, pues el japonés Kazuto Sakata (Aprilia) sólo necesita una victoria más para proclamarse campeón del mundo. Ayer sumó, con claridad, su tercer triunfo de la temporada, por delante de su compatriota Noburu Ueda (Honda), el italiano Stefano Perugini (Aprilia) y el español Jorge Martínez Aspar (Yamaha).

En 250cc, la resolución del campeonato puede quedar aplazada hasta la última carrera. Tras la victoria del italiano Max Biaggi (Aprilia), tres pilotos están separados por sólo seis puntos. Se trata del propio Biaggi, su compatriota Loris Capirossi (Honda) y el japonés Tadayuki Okada (Honda).

Clasificaciones

500cc: 1. Doohan (Honda). 2. Itoh (Honda). 3. Cadalora (Yamaha). 4. Crivillé (Honda). 5. Puiq (Honda). Mundial: 1. Doohan, 256 puntos (Campeón del mundo). 2. Schwantz, 169. 3. Puig, 123. 4. Crivillé, 122.

250cc 1. Biaggi (Aprilia). 2. Waldmann (Honda). 3. Ruggia (Aprilia). 7. D'Antin. Mundial: 1. Biaggi, 169 puntos. 2. Capirossi, 168. 3. Okada, 163. 9. D'Antin, 83. 125: 1. Sakata (Aprilia). 2. Ueda (Honda). 3. Perugini (Aprilia). 4. Martínez (Yamaha). 13. Giró. Mundial: 1. Sakata, 208. 2. Ueda, 157. 3. Tsujimura, 143. 6. Martínez, 99. 8. Torrontegui, 73.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de agosto de 1994