Un informe oficial 'suspende' a los examinadores de selectividad en Madrid

La palabra 'pucelana' era más conocida por los chicos que por las chicas, gracias al fútbol

Los exámenes de lengua y, comentarlo de texto de la selectividad se merecen un suspenso, según el informe elaborado por el catedrático Ramón Sarmiento, coordinador principal de la asignatura de lengua española del Distrito Universitario de Madrid, en colaboración con Jacinto Pérez Moreta, catedrático de lengua y literatura españolas del instituto de bachillerato Santamarca y coordinador de esta materia de lengua española para COU en la Universidad Autónoma. El texto, destinado a los superiores de ambos catedráticos, denuncia los errores cometidos por los examinadores de este área al enunciar las preguntas.En síntesis, Sarmiento y Pérez Moreta critican la elección del extracto qué los alumnos debían comentar; la "inadecuada" formulación de las preguntas; la inclusión de la palabra pucelana (saber su significado valía dos puntos) y la deficiente construcción sintáctica de las cuestiones planteadas. En el caso de la expresión pucelana -cuya acepción como gentilicio no figura en el diccionario de la Real Academia-, el informe indica que era más conocida por los chicos que por las chicas, por la jerga del fútbol.

Los ejercicios de lengua y comentario de texto, junto con el de filosofía, son los que más polémica han levantado. Ambas pruebas están incluidas en la mayoría de las 13.000 reclamaciones presentadas (si se suman las de la Carlos III, cuyos datos no habían sido facilitados oficialmente el miércoles). Además, el cálculo de la nota media de estas dos materias era este ano una novedad. En vez de hallarse la media aritmética de los dos ejercicios, se ha calculado la media ponderada: el de lengua tiene un valor de dos tercios de la nota, mientras que el comentario sólo vale un tercio. Los alumnos que han reclamado una nueva corrección de esta asignatura pueden ganar puntos si se tienen en cuenta estas irregularidades.

PASA A LA PÁGINA 3

El artículo periodístico incluido en el comentario de texto no fue supervisado por los coordinadores

En primer lugar, según el informe suscrito por el coordinador principal -máximo responsable académico en las pruebas de selectividad en Madrid relativas a Lengua y Comentario de Texto-, el artículo escogido para que lo analizaran los alumnos, titulado "Din Don" -Publicado en El Mundo el 23 de octubre de 1993, firmado por Carmen Gómez Ojea y cuyo contenido era una crítica acerba a Felipe González-, no fue supervisado por los coordinadores del distrito en la reunión celebrada para tal efecto el día 21 de abril de 1994. Ayer se ignoraba oficialmente quién propuso tal, escrito como comentario de texto. No obstante, las preguntas propuestas para el análisis del artículo periodístico (sobre la organización del texto, el resumen del contenido y el comentario crítico personal) sí responden a los criterios adoptados en la citada reunión de coordinadores.Además, según los catedráticos Sarmiento y Pérez Moreta, los enunciados de los ejercicios de Lengua no se ajustan a los criterios adoptados por los coordinadores en dicha reunión. Nada más empezar, el alumno ya tenía tendida una trampa. La primera pregunta de la opción A estaba mal formulada, según el informe. Su texto era éste: "Explique de forma exhaustiva la siguiente construcción sintáctica: "Es rotundamente mentira que se escuchen las músicas celestiales de los serafines". Dicha frase, según ambos profesores, induce a confusión, ya que de forma habitual, y según se ha convenido en las reuniones de coordinación, el enunciado debería ser sencillamente así: "Analice sintácticamente tal oración".

Los alumnos, al pasar al siguiente ejercicio, se encontraron con esta orden: "Señale cuáles son las formas verbales más frecuentes en el texto y cómo se alternan con otras menos frecuentes, y explique qué valor expresivo tiene la distribución que haya observado". Este epígrafe resulta ambiguo para los alumnos, según los coordinadores Sarmiento y Pérez Moreta. Ambos opinan que no era necesario hacer referencia a la mayor o menor frecuencia sucesiva de dichas formas verbales, sino cómo era juzgado por la escritora aquello que objetivamente describe o narra. "Se buscaba en la pregunta una respuesta de intenciones o funciones lingüísticas que la autora implicaba en el contenido, y esto no se precisaba en la pregunta. Habría sido mejor entendida", siempre según el informe, "si el enunciado hubiera sido así: "Funciones del lenguaje que se dan en el texto a través de las formas verbales".

La tercera pregunta fue, sin duda, la más polémica, ya que dejó a los alumnos sin argumentos. Su enunciado era éste: "Explique qué clase de adjetivo es pucelana y qué significa".

Según los dos autores, tal pregunta adolece de dos defectos importantes. "Uno: contextualmente, parece que la respuesta busca la palabra gentilicio, y realmente la información gramatical que los alumnos poseen es que los gentilicios son una clase de nombres, no de adjetivos. Es cierto que en el texto pucelana tiene trato gramatical de adjetivo, pero ¿se quería la respuesta de adjetivo especificativo frente a extremeñas y asturianas que la siguen en la serie? Dos: preguntar por un gentilicio muy localizado y de alcance cultural diferente por razón de sexo -los alumnos parece que sabían el significado a través del fútbol, pero ignorado por las alumnas- parece injusto, sobre todo si se tienen en cuenta los dos puntos con que se valora esta respuesta. No es comparable esta palabra -pucelana- con pacense o mirobrígense, pues aquélla presenta un uso muy tipificado frente al de vallisoletano-a, cuando pacense, por ejemplo, es único en su referencia gentilicia". Así pues, los alumnos jugaban con ventaja frente a las alumnas: los aficionados al fútbol conocían la palabra Pucela por las crónicas deportivas y de oírla corear a los hinchas del Real Valladolid como sinónimo de su equipo. Por otro lado, la acepción solicitada de pucelana no figura en el diccionario.

"Error de redacción"

El coordinador principal asegura que la cuarta pregunta -"en el texto se mezclan las referencias cultas y léxico muy coloquial: señale algunos ejemplos y comente cuál de los dos registros lingüísticos predomina en el texto"- se puede considerar aceptable, "a pesar de que notamos", dice, "un error de estilo en su redacción". "En lugar de la y que hay entre cultas y léxico debería aparecer la preposición con propia del régimen del verbo mezclar". El informe añade: "También apuntamos que esta pregunta, con ese contenido de registros varios, es la idónea para sustentar la razón estilística del texto, y no conceder a la quinta pregunta esta dimensión".

El enunciado de esta última pregunta dice así: "Explique el valor estilístico de las siguientes expresiones: "Del peletero que da gato por liebre; (se convirtió) en terrateniente, primero del miniterreno de un tiesto de bonsáis y luego del que no podrían arar en un lustro cinco parejas de bueyes". Los autores del informe dicen que tal cuestión "ocupa el lugar reservado, según pautas convenidas entre coordinadores y profesoras de COU, a una pregunta de tipo histórico-cultural y social de la lengua, como historia del español, dialectos, lenguas de España, el español de América, etcétera. Tal y como se enuncia esta cuestión, no difiere del contenido y respuesta de la pregunta número cuatro, pues de la interacción de los diferentes registros que se mezclan en el texto es muy fácil deducir la ironía que en él se encierra".

Si la primera opción no estaba bien planteada, la B también resultó deficiente: "Si bien se inquiere sobre distintos usos del infinitivo, no debiera reducir se la cuestión de análisis sintáctico a una sola forma verbal".

Una pesadilla

La segunda pregunta "sería aceptable, aunque adolece de exigir ejemplificación fuera del texto propuesto, cosa reiteradamente rechazada en las sesiones de coordinación a lo largo del curso".

Este examen, celebrado el pasado día 28, se convirtió en una auténtica pesadilla para los alumnos tanto de ciencias como de letras. La mayoría no salía de su asombro: "Jamás nos habían preguntado nada parecido", "todos los ejercicios eran prácticos y no hemos dado nada de lo que nos han preguntado". Y muchas de las preguntas eran ajenas al programa impartido en COU. Ante tal cúmulo de supuestos errores y despropósitos, "que sin duda han repercutido en los resultados de las citadas pruebas", el coordinador principal del distrito para Lengua y Comentario de Texto, Ramón Sarmiento, exige que se pidan las responsabilidades académicas y políticas que correspondan. Sarmiento es un prestigioso catedrático, autor del Libro de estilo de la Administración y del Libro de estilo de Telemadrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de julio de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50