Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El populista Lukashenko arrasa en Bielorrusia y se convierte en primer presidente del país

No hubo sorpresas en Bielorrusia. El populista Alexandr Lukashenko, el hombre que se ha ganado el respaldo de los votantes declarando la guerra a la corrupción, arrasó en la segunda vuelta de las presidenciales y se convirtió en el primer presidente de la historia bielorrusa. Lukashenko obtuvo un 80,1% de los votos emitidos, mientras que sólo un 14,1% votó por Viacheslav Kébich, que como primer ministro puso a trabajar, sin éxito, toda la maquinaria gubernamental a su favor.Kébich, que fue el ideólogo de la introducción del puesto de presidente en Bielorrusia -que hasta ahora era una república de sistema parlamentario-, reconoció su derrota y ayer mismo presentó la dimisión de su cargo de jefe de Gobierno.

Lukashenko, que el 30 de agosto cumple 40 años, no dudaba de su victoria y el domingo a pie de urna declaró que su "lista de funcionarios corruptos sigue creciendo" y que "sólo dos miembros del actual Gabinete continuarán en sus puestos".

El joven primer presidente de Bielorrusia es un político impredecible que se ha ganado gran popularidad erigiéndose en el paladín de la lucha contra la corrupción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de julio de 1994