Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR 94

Induráin saca cuatro segundos a Rominger

El estado de forma de ambos en el prólogo anuncia un duelo apasionante en lo que queda de carrera

Induráin comienza el Tour con cuatro segundos de ventaja sobre Rominger. El año pasado, sobre un prólogo de 400 metros menos, obtuvo una renta de 11 segundos. Las previsiones, pues, se confirman. Ambos corredores se encuentran en tal estado de forma que anuncian un Tour apasionante. Al menos, el más disputado de la era Induráin. Tras ellos, después de este primer tanteo de fuerzas, no aparece nadie capaz de entrometerse en el duelo, porque hasta los especialistas contrarreloj sucumbieron ante la explosiva pareja. Sólo hubo un corredor más rápido, el británico Chris Boardman, pero sus rivales no son humanos, sino técnicos. Pedaleó a más de 55 kilómetros por hora utilizando una máquina voladora de cambios electrónicos. Cuando hoy se suba a la bicicleta, convencional volverá a ser uno más del pelotón.Miguel Induráin está en forma. Hizo exactamente lo mismo que años atrás en el Tour, ser el mejor del prólogo, considerando la actuación de ayer de Boardman fuera de concurso. Las opciones de Rominger para vencer en este Tour se basan precisamente en la mejoría que ha alcanzado contrarreloj. Este año ha ganado cinco recorridos individuales y la última gran referencia que tenía con respecto a Induráin eran los 42 segundos que le sacó en el Tour 93.

MÁS INFORMACIÓN

La continuación del duelo se aplaza ahora hasta el martes, cuando se celebre la contrarreloj por equipos, en la que el año pasado fue superior el Banesto al actual Mapei de Rominger. Los demás corredores, según demostraron ayer, van a disputarse ser el tercero en discordia. Ante la exhibición de los dos favoritos, Zülle y De las Cuevas sucumbieron. Se han presentado al Tour en buena forma, porque en el prólogo mejoraron el tiempo de Marie, un gran especialista. Chiappucci también quiso estar delante y entre los corredores que, con respecto a Induráin y Rominger, perdieron menos de medio minuto, estuvo el joven Abraham Olano.

Todos estos corredores, incluidos Induráin y Rominger, quedaron eclipsados en la llegada por Boardman. Éste había cruzado poco antes la meta ofreciendo el espectáculo insólito de alcanzar al corredor que había salido un minuto antes, en este caso Leblanc. El doblar ciclistas en una contrarreloj no es extraño, pero sí el hacerlo en un prólogo.

Cuando se acercó Boardman se impuso la razón. Para algo la tecnología más avanzada invierte millones en el ciclismo. El campeón olímpico de persecución en Barcelona dispone de cuantos medios precisa para reclamar la atención del mundo cada vez que se sube a una teórica bicicleta. El año pasado estableció el récord de la hora; en éste dejó en 55,152 kilómetros la media horaria más alta jamás alcanzada en el Tour.

Compitió con uno de los cinco modelos, totalmente negros, que la casa Lotus puso a su disposición. El manillar era prolongación del cuadro y el cambio, electrónico. Él sólo tenía que pedalear acoplado a la aerodinámica de la bicicleta, que el resto lo haría la ingeniería. La ocasión era única: un inglés, líder del Tour, lo que sucede por segunda vez (Simpson fue el primero), cuando la carrera llegará a Inglaterra el miércoles.

Será después cuando otros suban al escenario. Induráin y Rominger son los primeros invitados. Hasta entonces no tienen otro objetivo que ir mejorando su forma. Según la preparación que siguen, lo de ayer no fue más que una pincelada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de julio de 1994