Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cañonazos contra el talento

En Wimbledon los artistas no tienen espacio. El All England Club ha convertido su feudo en un reducto reservado a los cañoneros. Sobre su cuidada hierba, los tenistas no tienen capacidad de reacción. Cuando reciben un saque a más de 200 kilómetros por hora ni siquiera basta el instinto.Los cuartos de final masculinos que hoy van a dirimirse plantean una curiosa batalla: la de los bombarderos contra el talento. Los estadounidenses Pete Sampras y Michael Chang son los máximos exponentes de las dos tendencias. Sampras, campeón vigente, ha conectado 79 aces en cuatro partidos. La base de su juego es su servicio y su volea. Al contrario de Chang, quien, con 25, es el que menos aces ha logrado. Chang tiene talento, pero con los materiales actuales -raquetas de grafito y boron- y sobre hierba eso sirve de poco. En cambio, sobre otras superficies Chang ha ganado a Sampras cinco veces. Pero no le supera desde 1992.

¿Podrá el talento frenar el avance de los sacadores? Hasta ahora no. El croata Goran Ivanisevic ha conectado 89 aces y el estadounidense Todd Martin, 78. Y lo único que han logrado sus rivales ha sido arrebatarles alguna manga. Martin, finalista en el Open de Australia, se enfrentará hoy al surafricano Wayne Ferreira, con quien ha perdido tres veces. E Ivanisevic jugará contra el francés Guy Forget, a quien supera por 4-2 en sus duelos anteriores.

El sueco Christian Bergstroni ha logrado sólo 28 aces, pero es uno de los que más puntos ha ganado disponiendo de servicio: 329. Sólo le superan Martin (386) y Medvedev (361). Su rival, el alemán Boris Becker, casi le dobla en el número de aces y le ha superado las tres veces en que se han enfrentado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 1994