Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La milicia hutu secuestra y asesina a 170 tutsis en la capital de Ruanda

Un grupo de milicianos hutus -la etnia mayoritaria en Ruanda- secuestró el viernes a 170 personas de la minoria tutsi entre las que se contaban numerosos ninos- refugiadas en una iglesia de Kigali, la capital de Ruanda. Dos sacerdotes de la orden de los Padres Blancos, que habían acogido a desplazados por la guerra civil que azota el país desde hace dos meses, denunciaron ayer que habían visto los cadáveres de una decena de los secuestrados y expresaron su convencimiento de que se había producido una nueva matanza tribal.Los Padres Blancos albergaban a los refugiados en la parroquia de Saint André, en el barrio de Nyamirambo, un bastión de las fuerzas paramilitares hutus denominadas Interahamwe, que gustan de llamarse "los sin piedad". La misma barriada lugar donde el pasado martes los milicianos mataron a tiros a 80 tutsis refugiados en una iglesia- ha sido atacada en los últimos días por la artillería del Frente Patriótico Ruandés (FPR), la guerrilla tutsi.

Los milicianos de Interahamwe dispararon contra las cerraduras de la parroquia de los Padres Blancos y lanzaron bombas lacrimógenas para obligar a salir a los refugiados. Los padres de dicha orden pidieron auxilio al Ejército gubernamental ruandés, de mayoría hutu. "Este asunto no nos incumbe" fue la respuesta que recibieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 1994