Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 12-J

Los partidos convierten las elecciones de hoy en una segunda edición de las nacionales

Algo más de 31 millones de ciudadanos están convocados hoy a las urnas de ellos, 300.000 son nuevos electores para elegir a diputados al Parlamento Europeo. Los partidos han convertido deliberadamente estos comicios en una segunda edición de las generales a una continuidad cómoda del Gobierno y alertó que el PP apuntaba directamente contra su secretario general, Felipe González. Si la campaña se hubiera movido estrictamente en propuestas europeas, los socialistas corrían el riesgo de que los electores de su órbita se dejasen llevar por el voto de castigo.

A no ser que las urnas arrojen hoy unos resultados catastróficos para el PSOE, considerados tales como una diferencia con respecto al PP entre 8 y 10 puntos, los, socialistas jugarán a la 11 normalidad". En el caso contrario, todos los instrumentos constitucionales, desde la moción de confianza hasta las elecciones anticipadas, se pondrán encima de la mesa de González. La estrategia socialista ha consistido en intentar evitar hoy el llamado "voto gratis", repitiendo que de nuevo, como el 6 de junio, se jugaban mucho. El PP y el PSOE han personalizado en sus líderes, José María Aznar, y Felipe González, las campañas, a modo de plebiscitos.González - necesita desesperadamente tiempo por si llega la anunciada recuperación económica y para dar muestras de que se están tomando medidas contra la corrupción, cuestión que desapareció de su campana en la última semana. Si González empezó los mítines lamentando "la traición" de los corruptos, en los tres últimos actos no mencionó tan enojoso asunto.

La revólución en el Ministerio del Interior, cuya tarea ha encargado González al magistrado en excedencia Juan Alberto Belloch, aparececomo uno de los objetivos más importantes a cumplir por el Gobierno en esta etapa. El cumplimiento de esa doble tarea no tiene un plazo fijo, aunque González quisiera, al menos, cubrir el objetivo de presidir la Unión Europea en elsegundo semestre de 1995. En la tarea rontinuista del Gobierno, González parece contar en princpio con el apoyo de los nacionalistas catalanes y vascos.

El presidente de la Generahtat de Cataluña, Jordi Pujol, fue expresivo, al finalizar la campaña, cuando señaló que su papel de bisagra necesaria para el Gobieme, les ofrece un amplio margen político. Por segunda vez, y de no mediar un gran revés electoral para el PSOE, CiU va a de sempeñar un papel decisivo en la elaboración de los Presupuestos de 1995 y está en puertas de que el proceso autonómico experimente un importante impulso. De todos modos, el factor clave de la conducta de los nacionalistas catalanes serán sus propios resultados.

El Partido Popular no ha soltado ni un solo momento el hueso de la corrupción, así como el del paro y las crisis industriales. Quien vote al PSOE, afirman los populares, vota a "Roldán y Rubio". Aznar ha sido aclamado por todas las plazas de España y si el llenazo de foros fueran la medida certera, no habría dudas de que el triunfo sería para el PP, que ha conseguido movilizar en mayor medida que el PSOE. Un millón de votos le separan de los socialistas, que en ningún caso serían todos para el PP, ya que en esa cifra se mezcla el centroizquierda y votantes de IU.

Si el PP vence, aunque sea por un estrecho margen, no habría demasiados motivos para discutir a Aznar, ya que con él ha alcanzado las más altas cotas de voto, pero ya hay en el entorno de la derecha pensante quien quiere achacar a Aznar las culpas si no se da un triunfo contundente, aduciendo que nunca los socialistas estarán más débiles.

Una vez más IU se ha encontrado tironeada por el PSOE. Los socialistas intentan que funcione el argumento de que la batalla es a dos. Anguita ha hecho una campaña explicativa de la política del PSOE, para mal. Anti obrera, anti sindical y poco respetuosa con los principios de la Constitución, ha dicho.

Antes de conocer la primera oleada de resultados, los partidos estarán pendientes de la participación. Se tiene la certeza de que la abstención perjudicaría a la izquierda, ya que la derecha ha dado muestras de estar movilizada. Los expertos electorales del PSOE auguran que con una participación menor del 60% se pueden dar por derrotados.,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 1994

Más información

  • El Partido Popular y el PSOE plantean plebiscitos sobre Aznar y González