Sabonis: "No ha habido color"

Clifford Luyk retrató la mentalidad con la que el Real Madrid encaró el partido de ayer. A falta de cava, fue rociado por sus jugadores en la tradicional celebración con una bebida refrescante. "¿Qué íbamos a hacer? No podíamos traer el cava y las maletas aquí para luego perder y tenernos que ir cabreados otra vez el hotel. De manera que decidimos que, aunque ganáramos, volveríamos a Madrid el viernes".El técnico madridista, sin embargo, dijo que encaró el partido bajo otras premisas. "Estábamos muy mentalizados porque sabíamos que si teníamos que jugar un cuarto partido, con sólo 48 horas de diferencia, íbamos a tener una desventaja muy importante porque Sabonis y Arlauckas han jugado todos los minutos, Kurtinaitis también debido a la lesión de Biriukov y podíamos tener problemas físicos. Vinimos mentalizados para ganar".

Más información

En base a ello pergeñó el entrenador madridista su táctica. "Se trataba de controlar al Barcelona en los cinco o diez primeros minutos, practicando un juego rápido cuando conviniera, pero controlando en estático y haciendo algunas cosas nuevas en ataque para ponerles nerviosos ante su público".

Compensación

A modo de balance de la temporada, Luyk aseguró: "Este título nos compensa. Teníamos grandes perspectivas para esta temporada, quizás exageradas. Recuerdo que cuando vinimos en la Liga Europea al Palau Sant Jordi se decía que era el momento de matar al Barça y pagamos muy caro el exceso de euforia. Lo pagamos contra el Joventut en Europa y contra el Barça en las semifinales de la Copa del Rey. Es para estar contentos, pero no totalmente satisfechos".

En el Palau Sant Jordi se contaba maliciosamente que Sabonis les había dicho a los amigos que la eliminatoria se resolvería en el tercer partido porque tenía ganas de irse de vacaciones. Sabonis ni negó ni confirmó la anécdota. "La verdad es que nadie esperaba que ganáramos por 3-0. Incluso pensábamos que el público estaría más caliente", explicó el lituano.

A pesar de la victoria, Sabonis reconoció que la temporada del Real Madrid "ha sido muy irregular". "Nunca perdimos nuestro espíritu ganador, aunque creo que en este enfrentamiento con el Barcelona no ha habido color por la diferencia entre los dos equipos".

Aíto García Reneses se mostró cariacontecido por la forma en que rindió su equipo y llegó a poner algunos ejemplos meridianos del mal concepto que tuvo ayer de los suyos: "Al principio iban para el otro lado". ¿Cuáles son las soluciones que podrían ayudar a arreglar el mal juego del Barcelona?, le preguntaron en la media parte. "En estos momentos", le dijo a un periodista, "hasta tú podrías ayudar".

El técnico del Barcelona dijo que su equipo adoleció de "falta de concentración" y que ese problema se ligó a la falta de intensidad. "Y cuando sale todo negro, sale negro hasta el final", concluyó. "Es una pena que hayamos terminado la temporada dando una impresión tan pobre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de mayo de 1994.

Lo más visto en...

Top 50