Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hugo culpa al gerente del Rayo e su conflicto con Ruiz-Mateos

Los asesores anónimos de Ruiz-Mateos empiezan a tener nombre y apellidos. Hugo Sánchez está convencido de que su conflicto con el propietario del Rayo Vallecano tiene su origen en terceras personas y ayer concretó sus sospechas en Fernando Abad, el gerente del club. En cualquier caso, el contencioso tiene difícil solución. Ruiz-Mateos mantiene sus acusaciones contra el mexicano y se niega a hablar con él. Todo parece condenado a la mediación de los tribunales.El conflicto nació el pasado domingo, tras el empate del Rayo en Vallecas ante el Oviedo. Se trataba del cuarto encuentro consecutivo que Hugo Sánchez se perdía por culpa de una rotura fibrilar. Ruiz-Mateos lanzó duros calificativos contra el mexicano ("sinvergüenza" y "hombre de mala fe") y le acusó de fingir su lesión. Los testimonios de los médicos Juan José Ramos, el del club, y Miguel Ángel Herrador, al que acudió particularmente el jugador, y dos resonancias magnéticas sobre el músculo afectado quitaron la razón al empresario.

Ruiz-Mateos prosiguió sus ataques. Ya no se trataba tanto de cuestionar la veracidad de la lesión sino los motivos que la ocasionaron. Así, acusó al jugador de ser sorprendido de juerga en un restaurante a altas horas de la madrugada del pasado sábado por unos fotógrafos y de huir por la puerta de atrás para esquivarlos. Hugo reconoció su presencia en dicho local, pero no admitió ni el horario ni la fuga.

Ni las palabras del mexicano a los medios de comunicación ni su intención de hablar personalmente con él callaron al propietario del Rayo. "No va a cobrar un duro más", reiteró Ruiz-Mateos, a la vez que siguió cuestionando como persona y como profesional a Hugo, al que somete a estrecha vigilancia para descubrir posibles faltas.

Ayer, en su última aparición pública hasta el próximo lunes, según dijo, Hugo Sánchez trató de encontrar una explicación a lo sucedido. "A lo mejor", dijo, "el gerente ha influido en la relación entre Ruiz-Mateos y yo. Si no, es incomprensible que nuestra relación haya cambiado de un día para otro". Fernando Abad fue el que transmitió a Ruiz-Mateos los deseos de Hugo de cambiar de fecha una reunión que le exigía su jefe.

Dimisión del médico

Mientras. Juan José Ramos, el jefe de los servicios médicos del Rayo. dio a entender ayer que presentará su dimisión cuando acabe la Liga. El conocimiento de que los informes médicos sobre la lesión de Hugo para el presidente procedían del masajista del equipo. José González (quien sugirió que padecía una fibrosis degeñerativa), ha resultado determinante en su decisión.

Hugo ironizó ayer sobre esta circunstancia: "Sería bueno saber que títulos tiene el masajista. Que yo sepa no es ni fisioterapeuta. Si habla en términos médicos tan profundos, el doctor Ramos ya tendrá sustituto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de mayo de 1994