Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acosta presidirá la FSM con un renovador como secretario general

El acuerdo entre los renovadores, que dirige Joaquín Leguina, y los guerristas, que encabeza José Acosta, en la Federación Socialista Madrileña (FSM) está en proceso de fraguar a escasas horas del comienzo (mañana, viernes) del séptimo congreso regional. Las conversaciones se multiplican y en la mantenida ayer entre dirigentes de ambos bandos se perfiló la estructura de la cabeza de la FSM para los próximos años: Acosta continuará como presidente y el secretario general será un renovador que será elegido en la noche del viernes entre los delegados renovadores al congreso sobre dos posibilidades: Pedro Sabando (consejero de Sanidad) o Jaime Lissavetzky (consejero de Educación y Cultura y portavoz del Gobierno regional).

La comisión de representantes de los sectores renovador y guerrista de la FSM que se reunió ayer concretó bastante la propuesta de acuerdo que se aprobará este fin de semana en el séptimo congreso de la FSM. El sello definitivo se lo pusieron anoche en una reunión los máximos dirigentes de las dos fuerzas mayoritarias en el PSOE madrileño: Joaquín Leguina y José Acosta.

Fuentes del sector aliado en torno a Acosta y Juan Barranco, sin embargo, desmintieron ayer esta versión y señalaron que los guerristas diseñarán hoy en una reunión su estrategia.

Portavoces de ambos sectores admiten que la única discrepancia actual es precisamente el nombre de la persona que debe ocupar la secretaría general, ya que la ponencia marco que se discutirá en el congreso fue redactada entre las dos partes, y aunque sufrirá muchas enmiendas, éstas no serán sorprendentes.

Lissavetzky y Sabando

Los acostistas han aceptado, según distintas fuentes de este sector, que el secretario general sea un renovador si Acosta permanece en su actual cargo. La secretaría, entonces, recaerá en uno de los dos pretendientes que no se han retirado todavía del baile de candidatos. El ex ministro José Barrionuevo, defendido por varios sectores, ha explicado que se niega a asumir ese papel. Lissavetzky y Sabando no disimulan sus apetencias en este sentido. Lissavetzky recoge de partida más apoyos. Sabando es mejor visto por Izquierda Socialista y por los guerristas.El consejero de Salud afirmó ayer en el club Siglo XXI que se había enterado de su propia candidatura por la prensa, a su llegada a Madrid de un viaje a Bilbao, informa . "Yo no tengo vocación de liebre ni de sparring", aseguró. Respecto a las candidaturas de José Barrionuevo y Juan Barranco, Sabando dijo que a ambos les considera "excelentes compañeros, llenos de virtudes".

"En estas liturgias precongresuales no soy nada experto", dijo Sabando, y añadió: "Hay otros compañeros con mucha mayor capacidad política que yo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de mayo de 1994