La vida del agua tiene parada en Atocha

Una ducha de cinco minutos consume 100 litros de agua. Cada vez que se tira de la cisterna se van otros 10, y la lavadora en marcha se puede llevar hasta 200, el doble que un lavaplatos. Son algunas de las enseñanzas de la exposición H2O, el futuro del agua, inaugurada ayer, Día Mundial del Agua según la ONU, en la estación de Atocha. El desarrollo económico tira cada vez con más fuerza del líquido vital. Por eso, lograr un consumo racional es la moraleja de la muestra, donde se recuerda al visitante: "No es más limpio quien más limpia, sino quien menos ensucia".

Previo pago de 20 duros que dan acceso a unos auriculares, el visitante descubre las facetas del líquido elemento: "historia de amor", "fuente de la vida", riqueza para compartir", "cuidemos el tesoro"... La información suministrada a través de los cascos se complementa con maquetas, vídeos y carteles luminosos.Así, mientras el curioso contempla un cuarto de baño, puede leer datos del consumo doméstico: una bañera se llena con 300 litros. Fregar con el grifo abierto provoca el gasto de hasta 10 litros por minuto. Aunque pueda no parecerlo, cada habitante emplea un millón de litros al año.

Bajo la carpa inagurada ayer por el ministro de Obras Públicas, José Borrell, en la plaza de peatones de la estación de Atocha, el visitante también puede aprender que el lavado de un coche con manguera se lleva 500 litros de agua.

El mensaje de la muestra es el ahorro y buen uso de un bien imprescindible para la vida humana. "Ahorrar agua es ahorrar dinero, pero el agua no se consigue sólo con dinero", advierten los auriculares.

El futuro, y ya el presente, caminan por aquí: a mayor desarrollo, mayor consumo. Para fabricar un kilo de plástico hacen falta 200 litros de agua. Pero cada año 10 millones de personas mueren en el mundo por consumir el líquido contaminado.

Los paneles ilustran sobre el almacenamiento (las orillas de los 1.000 embalses españoles proporcionan una "costa interior" superior en extensión a la marítima). Igualmente, explican la vigilancia, realizada mediante el satélite Hispasat, de los cursos de los ríos (en kilómetros, los cauces de agua españoles suponen el diámetro del ecuador). Los desmanes, las inundaciones, también tienen su hueco.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Madrid, la más 'pura'

La muestra se detiene igualmente en el reciclado, imprescindible pero costoso, que ya alcanza al 60% de España.Sin embargo, en la región de Madrid se depuran las aguas residuales que produce el 96% de sus habitantes. Es, según los datos que suministró a EL PAÍS el Canal de Isabel II, la comunidad que más recicla. Le siguen Baleares, con el 82%, y Cataluña (72%). Los menores porcentajes de limpieza se dan en la cornisa cantábrica.

El Ayuntamiento de la capital tiene siete estaciones depuradoras y el Canal gestiona otras 54 plantas. Se eliminan 228.000 toneladas de contaminación acuática al año. Cada día, una persona vierte al agua 60 gramos de materia orgánica y produce 90 gramos de partículas sólidas en suspensión.

H20, el futuro del agua. Estación de Atocha. Todos los días, de 10.00 a 19.30. Hasta el 24 de abril. 100 pesetas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS