Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Esto es cosa de brujas"

Los madridistas piensan en fantasmas ante tanto desacierto

Primero un tiro al palo de Iván Zamorano, luego un remate fallido de Luis Enrique y para acabar un gol fantasma de Ramis... Al estadio Santiago Bernabéu volvió la idea de que algo más que el desacierto o una cuestionada falta de calidad en el equipo eran la causa del desacierto. "Esto es cosa de brujas" sentenció Lorenzo Sanz, vicepresidente del Madrid. La mala suerte mermó la moral de los madridistas y en la segunda parte la falta de ocasiones disminuyó. Ni Morales, recibido por la afición como el antídoto a los gafes, arregló la situación.Una aficionada diagnosticó mal de ojo a Iván Zamorano. El delantero se resiste a reconocer públicamente que su sequía goleadora, que se remonta al 5 de diciembre, se deba a causas ajenas a lo deportivo. Pero después de lo sucedido ayer en la primera parte del partido contra el París Saint Germain, Zamorano reflexiona sobre esta posibilidad. Hasta el propio Ramón Mendoza también puede tener dudas sobre si el que la insignia de oro y brillantes que rodó por el suelo antes de que quedara prendida en la solapa de Carlos Memen, presidente de Argentina, era otro vaticinio.

Bernard Lama, el portero del París Saint Germain, que todavía no ha encajado un sólo gol en la Recopa, esbozó una sonrisa cuando se le preguntó: ¿Notó algún síntoma extraño en los jugadores del Madrid cuando se acercaban a su portería? "No. Ya sé que se dice que tienen mala suerte. Creo que su mala suerte es que nosotros tenemos una buena defensa y entre ellos y yo hay una buena compenetración".

Valdo sí vio mala suerte en el el Madrid de cara al gol. "Me ha gustado el Madrid, ha realizado un buen partido pero no ha tenido fortuna".

Luis Enrique, mientras, prefiere pensar en el futuro; cree que la eliminatoria está muy difícil, aunque "hay que ser optimistas". Sobre la posible mala suerte, el jugador asturiano considera que no hay que dramatizar y que es cuestión de rachas: "Unas veces entra la pelota y otras veces no". "Son cosas del fútbol", dijo.

Benitó Floro, en su monólogo ante la prensa, hizo una enfervorizada valoración de sus jugadores: "Estoy satisfecho del equipo, de la intención que tuvieron de jugar ofensivamente a un rival que no arriesgaba en sus acciones. Además tuvieron que luchar con un campo pesado y con un equipo que llevaba una semana entrenándose para este partido. Teniendo en cuenta todo ello el resultado h a sido adverso". El técnico del Madrid hizo a continuación un llamamiento a las autoridades deportivas: "El París Saint Germain goza en su país de posibilidades que nosotros no tenemos. Queremos jugar el jueves con el Rayo y no nos dejan. Así que lo haremos el sábado y el martes llegará el partido de vuelta". Aún así, Floro fue optimista: "Allí, en el Parque de Los Príncipes, no podrán ser tan conservadores. Esa será nuestra baza".Artur Jorge, que sí admitió preguntas y contestó en, un impecable castellano, ofreció una valoración distinta a su colega: "El resultado es merecido". El técnico portugués sorprendió rompiendo con su norma de alinear a Raí en detrimento de Weah: "Mi intención no era sorprender. Pero en este partido era conveniente cambiar las cosas". Jorge sabía de la conveniencia de colocar a todos los fantasmas de la temporada pasada delante del Madrid: Ginola y Weah.Ginola, el soñado jugador de Floro, debe su fama a la eliminatoria del año pasado ante el Madrid; gracias a ella es uno de los futbolistas más cotizados. "A lo mejor el problema del Madrid no es que tenga un gafe, sino que necesita un extranjero..."

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 1994