Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leon Brittan quiere obtener el apoyo de España para presidir la Comisión Europea

El comisario de Comercio Exterior de la Unión Europea, Leon Brittan, intentará convencer hoy al presidente del Gobierno, Felipe González para que le apoye en la Cumbre de Corfú, que se celebrará el 24 de junio próximo, cuando los jefes de Gobierno de los Doce procedan a la elección del nuevo presidente de la Comisión Europea, en sustitución de Jacques Delors.Brittan llega hoy a Madrid, donde le espera una apretada agenda de contactos políticos y empresariales con el objetivo de explicar el acuerdo final de la Ronda Uruguay del GATT, cerrado el 15 de diciembre pasado en Ginebra y exponer sus ideas sobre el futuro de la construcción europea. El comisario Brittan se enfrenta a un auténtico desafío político desde ahora hasta junio, consistente en cambiar el signo de todas las quinielas sobre la sucesión de Delors.

El candidato con mayores posibilidades a cinco meses de la elección es el primer ministro holandés, Rud Lubbers, que conjuga todos los perfiles del retrato-robot del próximo presidente de la Comisión: demócrata-cristiano, después del socialista Delors; perteneciente a un país pequeño, después de uno grande; y miembro del exclusivísimo club de los miembros del Consejo Europeo.

Conservador británico

Brittan, en cambio, sólo puede ofrecer la alternancia de un conservador después de un socialista, aunque cuenta con el handicap de su pertenencia al conservadurismo británico, el partido que mayores problemas ha ocasionado a la construcción europea en toda la década de los 80.

El comisario ha intentado desmarcarse de las posiciones más radicales de su partido, pero la posibilidad de victoria de su candidatura aparece a ojos de los políticos más federalistas como la culminación del éxito británico en su concepción de Europa como una amplísima zona de libre comercio con unos pocos elementos de unificación política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 1994