Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Nombres para dar la nota

Los nuevos grupos prefieren las denominaciones estrambóticas

, Son las nuevas hornadas, los últimos en subirse al escenario. Los herederos de Peor Imposible, Siniestro Total o Semen Up, se llaman Brigada Protectora de Elefantes, Panduro,, Fermento, Fracaso Escolar, Mala Reputación, El Pecado, Los Coquillos, Sopa de Cabra, Extravaganza, Hipercore, A Palo Seko, Los Caciques, Flechazos, etcétera. Sus nombres dan una idea de las últimas tendencias en nomenclatura musical.

Cuando un grupo decide formar una banda, el desafío inicial es bautizarla. Mari Cruz Soriano y los que Afinan el Piano se llamaron así hasta que el coche en el que viajaba la banda cayó por un terraplén. La compañía de seguros dictaminó que el coche había quedado en siniestro total. Y ellos, que se crecen ante las derrotas, se hacen llamar desde entonces Siniestro Total.

La elección del nombre suele implicar un ataque cultural contra los valores establecidos. Los Delincuentes no tienen ningún antecedente. Nunca han sido detenidos: "Nuestro único delito es hacer rock and roll y el rock and roll siempre fue rebeldía".

Sin embargo, en otros casos se percibe una clara coherencia entre la denominación del grupo y su música. Pablo Navarro, bajo de Maracuyá, un conjunto salsero, cree que "el nombre sugiere el estilo". Maracuyá interpreta desde un merengue de Edi Palmieri hasta boleros como Esta tarde vi llover.

Diego Cánovas, cartagenero y batería de Ferroblues, opina igual. Es su caso. Tocan blues y lo de ferro llegó porque dos de los componentes trabajan en Renfe. El director artístico de la compañía discográfica BMG Ariola, Javier Liñán, piensa que el nombre influye en el éxito posterior: "No de manera determinante, porque lo que importa es la música, pero en un primer momento puede predisponer a escuchar al grupo y que se le preste un poco más de atención. Así, La Marabunta o Cómplices son nombres atractivos. Otros atraen por el chiste, como El Inquilino Comunista", explica Liñán.

La cara de una generación

Los nombres son la cara de una generación. Así, Tarzán y su Puta Madre buscan piso en Alkobendas se quejan de lo difícil que es vivir en la ciudad. Sus componentes son anarquistas y, coherentes con su postura, no ganan dinero con la música: tocan en okupaciones, ateneos libertarios o para los insumisos.

Otros nombres tienen un contenido de alto voltaje, como Los Enemigos o Fuera de la Ley. "¿Eres tú John Wayne o lo soy yo?", cantan Los Enemigos haciendo apología de un héroe del western; Los Coquillos, grupo canario, dicen: "Báñate en las Canteras antes de que sea marroquí"; todo porque en Marruecos se emiten sellos en los que se incluye a Cañarias como parte de su territorio. La Banda Trapera del Río dedica una canción a. los que pasan de vez en cuando por las prisiones.

Brigada Protectora de Elefantes hace Surf en el Manzanares y reivindican la naturaleza perdida. Extremoduro, un grupo de extremeños, asegura: "Mirando por dentro de mí, he visto un tipo sin igual, me he visto follando en cualquier portal". Vírgenes Adolescentes o Los Falos Alógenos degradan el sexo para expresar su rechazo a los tabúes. Cicatriz, pionero del rock radical vasco, canta: "Escupe al alcalde, escupe al ministro...". Y Def con Dos dedica una de sus brutales letras a un veraneo sangriento en Puerto Hurraco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de enero de 1994