Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol no considera conveniente abrir polémicas en torno al discurso del Rey

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, se mostró ayer partidario de no generar polémicas en tomo a las palabras del Rey en la Pascua Militar sobre la unidad de España. "No debemos entrar en el tema, sobre todo a partir del momento en que se ha con vertido en una polémica orientada por otros [en alusión al PNV]", declaró el presidente catalán durante una visita a Tarragona."Siempre hemos dejado claro", dijo Pujol refiriéndose tanto a la coalición nacionalista que encabeza como a la Generalitat, "que España es un Estado plurinacional y que Cataluña, dentro de este Estado, es una nación". El líder nacionalista agregó: "Es preciso que la estructura del Estado se haga de tal manera que la diversidad nacional tenga una cabida clara y bien reconocida, en todos los sentidos. Siempre lo hemos dicho y todo el mundo lo sabe, incluso el propio Rey".

Pujol constató la existencia de "una tendencia a generar polémica", por lo que, precisó, no le interesa "hablar demasiado" del discurso del Rey y pidió que las palabras de Don Juan Carlos no sirvan para generar aún más declaraciones cruzadas entre políticos. "Siempre, y últimamente más, ha habido manifestaciones de poca comprensión hacia elementos básicos de Cataluña, como por ejemplo en el asunto de la lengua", agregó. Pujol se negó a profundizar más en estos asuntos y a contestar más preguntas de los periodistas en torno al discurso del Rey.

El socio democristiano de Pujol, Josep Antoni Duran Lleida, atribuyó las reacciones críticas del también democristiano PNV al discurso del Rey a la "preocupación" que entre los nacionalistas vascos genera el nuevo equipo del Ministerio del Interior. Aludiendo al nuevo ministro, Antonio Asunción, y al ex juez Baltasar Garzón, máximo responsable del Plan Nacional sobre Drogas, dijo que en ellos "hay más arrogancia de la que debiera" y descalificó la actitud de "vedettes" que en su opinión adoptan los nuevos cargos de Interior, en particular Garzón, de quien criticó sus actitudes como juez en la represión del independentismo catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de enero de 1994