Andrew Strong aplaza a febrero su actuación

El cantante de 'Los commitments', de 19 años, alega cansancio físico

Andrew Strong, el joven cantante de soul conocido por su papel en la película Los commitments, está cansado. El recital que tenía previsto ofrecer esta noche en la sala Aqualung se ha aplazado hasta el próximo mes de febrero. El intérprete, de 19 años, alega agotamiento físico. Andrew Strong ha seguido, según explican en su casa de discos, una actividad tan frenética durante los últimos meses que ha llegado a una situación de estrés insufrible. Por ello, su recital de Madrid, para el que además no había logrado vender demasiadas localidades (la cuarta parte), se ha retrasado.

Desde que Andrew Strong publicara el pasado mes de septiembre su primer disco como solista, titulado Strong, el cantante ha recorrido Australia, Japón y Europa en gira promocional, para luego seguir, desde octubre, con una gira de conciertos. El músico, cansado de recitales tras su viaje por Australia, aún estaba inmerso en plena gira europea la semana pasada.El agotamiento, unido al estado de ansiedad al que le había conducido la difícil digestión de un éxito en plena adolescencia, aconsejaban que el artista se tomara un descanso de manera inmediata. O al menos esa es la explicación que sus representantes han dado para justificar la repentina retirada del cantante de su primera gira artística.

Sus colaboradores más próximos decidieron a mediados de la semana pasada -en esos momentos estaba en Alemania- suspender el resto de las actuaciones europeas que le quedaban y que le hubieran llevado el viernes a Toulouse, el domingo a París y hoy a Madrid, donde concluía su visita por las principales ciudades de Europa.

La irresistible y temprana ascensión de este artista comenzó cuando sólo tenía 16 años. Fue entonces cuando interpretó el papel de Decco en la película de Alan Parker The commitments. En ella daba vida al líder de una banda de soul que pasaba por mil peripecias para abrirse camino en el difícil mundo de la música. El protagonista de la película resultaba ser un músico genial -"un irlandés con voz y alma de negro", según dicen en el propio filme-, pero insoportable por su enorme vanidad y su fuerte individualismo.

Grande y grueso

Andrew Strong, un irlandés grande y grueso, puso la voz a gran parte de la banda sonora de la película, en la que se interpretaban temas clásicos de la música soul. El cantante se reveló así como un intérprete muy dotado para el soul más puro y desgarrador. Tal fue el éxito en disco de la banda sonora de la película que se llegó a hacer la segunda parte. De ambos discos se han vendido en el mundo más de un millón de copias.

La revelación que su irrupción en solitario ha supuesto en el mundo del disco le ha dotado de una gran fama. Su gira estaba resultando un éxito.

El viernes se había llegado a vender una cuarta parte del aforo para su actuación en Madrid, una cifra baja pero que los organizadores consideraban buena por tratarse de una fecha difícil, en mitad de un puente. La organización devolverá el importe de las entradas a quienes ya las habían adquirido.

El cantante -sobre el que la prensa internacional bromea en torno a si su desgarrada voz es producto de hacer gárgaras con clavos o tragar papel de lija- ofreció una pequeña actuación el pasado mes de octubre en Barcelona para ilustrar a la prensa sobre la calidad de su disco, entonces en plena promoción.

Desde entonces era esperado en Madrid, donde tendrá que vérselas con el público madrileño el próximo mes de febrero, ya descansado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de diciembre de 1993.