Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guardia civil se suicida cuando iba a ser detenido por una violación

Un guardia civil, identificado oficialmente tan sólo con las iniciales M. R. C., de 34 años y ya en situación de baja en el cuerpo, se suicidó ayer de un disparo en la cabeza en su domicilio de Torrejón de Ardoz. El agente iba a ser detenido en ese momento como presunto autor de la violación de una mujer que trabajaba en un bar del que él era propietario, en el polígono industrial de San Fernando de Henares, según fuentes policiales.La mujer, de 27 años, denunció ayer en la comisaría de policía de Torrejón que había tomado unas copas hasta las cuatro de la mañana con unos familiares y con su jefe, el guardia civil mencionado. A continuación, según esta versión, M. R. C. condujo a los familiares de su empleada hasta su residencia para luego trasladar a ésta a su casa.

Según la denuncia de la mujer agredida, el guardia civil le propuso relaciones sexuales al llegar a su domicilio y ella se negó, por lo que la violó pese a su resistencia. Hacia las 11.00, policías de la comisaría local se presentaron en la casa particular del guardia, y en cuanto un familiar abrió la puerta escucharon la detonación de la carabina que el agente utilizó para suicidarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1993