Cruyff amenaza con prescindir de varios titulares y recurrir a jugadores del filial

Johan Cruyff volvió a quejarse ayer del rendimiento de los jugadores del Barcelona. Pese a la victoria en Tenerife (2-3), el técnico azulgrana se mostró disgustado por el juego que exhibió su equipo, ratificó que a algunos les falta "oficio" y se mostró dispuesto a continuar relegando a jugadores habitualmente titulares. "No me preocupar dejar a varios en el banquillo, por que hay gente joven en el filial con calidad para jugar en el primer equipo". Cruyff individualizó ayer sus críticas en Guardiola, quien, junto a Zubizarreta y Laudrup, forma parte de los titulares que cuestiona.

El juego desplegado por el Barcelona en Tenerife a pesar de que el equipo siempre fue por delante en el marcador y finalmente se alzara con el triunfo, no fue del agrado de Cruyff.Se están haciendo demasiadas tonterías", dijo nada más acabar el encuentro. Ayer, a su regreso a Barcelona, advirtió que piensa mantener su actitud: "Cambiar a todos, aquellos que no cumplan con sus obligaciones".

El desarrollo del encuentro del Heliodoro Rodríguez, con penalti incluido marrado al parar Ochotorena el lanzamiento ejecutado por Laudrup, sirvió para que el entrenador holandés se ratificase en el criterio que ya expresó tras la derrota ante el Atlético de Madrid.

"Cuando ganas por 2-0 y, sobre todo, por la forma como se jugó hasta ese momento, el resultado debería acabar siendo 1-4 ó 1-5, pero nunca 2-3. No se puede bajar la guardia como se hizo", explicó ayer. "Hemos vuelto a demostrar falta de oficio. ¿Por qué no pueden cumplir en la segunda parte como lo hicieron en la primera? Ya hemos avisado muchas veces".

Las frases amenazantes de Cruyff se sucedieron a lo largo de sus reflexiones. "Si no cumples es que no tienes ilusión y sin ilusión no se puede jugar en el Barcelona", sentenció. "No es un problema de uno solo. Mis palabras son para todos los jugadores. Aquí cada uno va a lo suyo".

La situación de Laudrup

Sin embargo, individualizó su reprimenda en Guardiola. "Su expulsión fue una tontería, una falta de oficio, que no se puede cometer en un partido. De no haber incurrido en los primeros fallos no hubiera llegado ni el primer gol ni su expulsión. Es uno de los que tiene que cumplir con lo que se le dice". Guardiola es junto a Zubizarreta uno de los jugadores que más cuestiona Cruyff.

Y en ese grupo se encuentra también Laudrup, al que sustituyó en Tenerife después de que fallara un penalti. "Estaba clarísimo que tenía que ser sustituido", razonó ayer el entrenador barcelonista. "Se tenía que reforzar el centro del campo con marcajes más estrechos".

Cruyff hizo un nuevo matiz que arroja luz sobre los destinatarios de sus críticas: "Si un jugador de 30 años, curtido en mil batallas, se siente inseguro, no puede jugar en el Barcelona. Si uno no cumple, tendré que tirar de los más jóvenes. Con mucho gusto recurriré al filial, que está jugando muy bien".

También indicó que su conducta se sustenta en un hecho:

"Si tuviéramos tres puntos más no actuaría como lo estoy haciendo ahora. Juzgo la actuación de cada jugador de forma individual. Después de tanto tiempo juntos es fácil detectar los fallos". Puntualizó la dificultad de actuar sobre el terreno de juego para corregir los errores que aprecia en su equipo: "Si los problemas se tienen con un jugador, se le cambia y solucionado, pero cuando son de otro tipo, y muchos, no es fácil arreglarlo en el campo".

Dijo haber hablado con Zubizarreta, al que ha relegado al banquillo en beneficio de Busquets en los dos últimos partidos de Liga. "Corno siempre sucede en esto, no estamos de acuerdo, pero es bueno que hablemos", comentó.

Por otra parte, Romario, autor de dos tres goles del Barcelona en Tenerife, fue sometido ayer a una operación en el ojo izquierdo en el centro oftamológico Barraquer. El jugador brasileño sufría pequeñas molestias desde hace semanas en la parte externa del ojo por lo que los responsables médicos del club azulgrana le aconsejaron pasar por el quirófano. La operación, que duró apenas 15 minutos, consistió en una resección del pterigio en el ojo izquierdo con anestesia local. El pterigio es un pliegue que se forma en la conjuntiva del ojo que tiende a crecer, causando molestias que puede llegar a afectar a la córnea. El jugador estará en condiciones de jugar frente al Lleida el próximo. Romario abandonó la clínica a última hora de la tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 11 de noviembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50